Rosa María Casal, madre de trillizos: «No tengo la sensación de haber renunciado a nada»

Esta madre vasca explica cómo fue el embarazo y el parto y cómo, pese a la falta de información, logró establecer lactancia exclusiva con sus tres bebés

A Rosa María Casal le dio un ataque de risa cuando el ginecólogo le dijo que iba a ser madre de trillizos. Segundos antes el doctor le había avanzado «tengo una mala noticia» y el corazón se le había encogido. «La única mala noticia que podía darme es que había perdido mi bebé», explica.

Ocho años después, con tres hijos (dos niñas y un niño) sanos y felices, lo cuenta como una anécdota simpática. Pero su testimonio puede ayudar a muchas mujeres que están pasando por un embarazo múltiple o acaban de tener varios bebés.

Una noticia que cambió su vida

Lo cierto es que la vida de Rosa María Casal dio un giro de 180 grados. Se quedó embarazada justo después de que su pareja se recuperara de un cáncer. «Pasamos de la posibilidad de no contarlo a de repente tres vidas», exclama entre risas. Así que no es de extrañar que cuando el ginecólogo les dijo «vienen tres» los dos empezaran a bromear. «Ya tenemos cantera para el Athletic», dijo feliz su chico. Ocho años después de esas «tres buenas noticias» tiene claro que su estado es «cansada pero feliz, mi estado habitual desde hace ocho años».

 

©Rosa María Casal

 

Tuvo un buen embarazo, en el que se empeñó en comer sano e incluso se apuntó a clases de yoga para embarazadas («¡y me encantó!»). «Solo recuerdo náuseas al principio y ardores por la noche». Cuenta que las pruebas médicas eran divertidas: «¡era impresionante! Poder escuchar tres corazones, cómo estaban colocados, cómo se movían… ¡aunque al final ya no podían hacerlo!».

Un parto de trillizos poco respetuoso

El parto de Rosa María Casal fue «bien médicamente». Los tres peques nacieron bien, «las niñas pesaron 1.980 kg una y la otra 1.960; el niño pesó un poco menos, 1.760 kg». La experiencia vital, sin embargo, no fue buena:

«Fue una cesárea así que lo viví sola, con lo que necesitas a tu pareja en un momento así. Al primer bebé no me lo enseñaron porque, según me explicaron, no tenían espacio; y a las otras dos solo las vi un segundo e inmediatamente se las llevaron. Pero yo estaba en shock porque no entendía por qué se habían llevado al primero. ¿No cabría el tercero… pero el primero?».

 

Sana las heridas emocionales y cura las secuelas del parto traumático con el Seminario Online “El parto traumático”
Te ayudamos a prevenir y/o sanar la herida emocional del parto traumático con recursos y herramientas útiles para entender en qué consiste y detectar su sintomatología en el Seminario Online «El parto traumático»

 

Esta madre de trillizos cree que los profesionales podrían haberle explicado que tenían previsto organizarse así. Se habría ahorrado la angustia. «No me quitaba de la cabeza que al primero le había pasado algo malo». Hasta el día siguiente, cuando pudo levantarse, no pudo ver a su hijo que estaba en Neonatología. Luego, en la habitación, «había muchas personas que no conocía que querían ver a los trillizos. Fue muy duro». Finalmente, a los nueve días, salieron todos juntos.

¿Cómo inicia la lactancia una madre de trillizos?

Afortunadamente, ser madre de trillizos no está reñido con la lactancia materna. Al menos en el caso de Rosa María Casal. Es cierto que había «muy poca información» sobre la lactancia múltiple pero logró establecer la lactancia exclusiva hasta los ocho meses, cuando inició la alimentación complementaria. «Luego ellos solos se han ido destetando. Desde los tres o cuatro años el primero hasta los seis o siete el último«.

Es cierto que tuvo que suplementar al principio, aunque lo hizo con su propia leche que se extraía con un sacaleches. «Era mi cuarto hijo y era un no parar». Además, el niño necesitó una operación de craneosinostosis (fusión prematura de las articulaciones que unen los huesos del cráneo) a los cuatro meses. Pero su experiencia con la lactancia ha sido «muy positiva».

 

©Rosa María Casal

 

«Es cierto que algunos aspectos como la colocación de los bebés era una aventura -explica- pero mi pareja y yo estuvimos mano a mano. Sin su ayuda no hubiera sido posible«, indica Rosa María, quien recuerda cómo su marido tuvo que pedir vacaciones, además de la baja, para poder acompañarla.

Ahora está en pleno proceso para contar toda su experiencia en un blog que se va a llamar tritetando.com:

«Estoy feliz de poder contar mi experiencia. Todo partió de un congreso de lactancia en Bilbao donde hablé sobre lo que viví. Las matronas, las ginecólogas… todas las profesionales me animaron a difundir mi experiencia. Y me pusieron en contacto con otras mamás; así que creo que será útil. Contaré mi día a día, mis consejos y facilitaré la información que no pude encontrar hace ocho años«.

 

Descubre con nuestro Seminario Online «Claves para iniciar la lactancia con éxito» todo lo que debes saber para empezar la lactancia con buen pie

 

La conciliación familiar, el gran hándicap

A la pregunta de si ha tenido que renunciar a algo por ser madre de trillizos, Rosa María Casal responde con humor: «básicamente a mi cordura». Para luego añadir: «no tengo la sensación de haber renunciado a nada; quizás a no haber tenido un parto natural y a no tomarme las cosas con más calma. Pero ver la relación entre ellos compensa todo«. No obstante, la falta de conciliación familiar sí que es un hándicap y una cuestión que le molesta.

«No tenemos una conciliación real ni las familias múltiples ni en general. La conciliación familiar no existe. Aquí en el País Vasco, por ejemplo, la jornada escolar es partida así que tengo que dar cuatro viajes todos los días si no quiero dejar a mis hijos ocho horas en el colegio. No tengo posibilidad de trabajar con horarios partidos de esta forma y ellos no tienen tiempo libre, ni para jugar, con la de deberes que les manda. Todo hay que hacerlo corriendo. ¿De dónde saco las horas? Porque a mí no me salen las cuentas…», se queja.

De hecho, anima a las lectoras del Euskadi a sumarse a la Plataforma por la Jornada Escolar Continua en Euskadi. «Somos las única comunidad autónoma donde no tenemos la libertad de elegir qué tipo de jornada queremos».

 

 

Una relación especial entre hermanos

Como cualquier madre, Rosa María se muestra muy orgullosa de sus hijos. Afirma que, pese a ser trillizos, ella los ve muy distintos. «Una de las niñas es dos tallas más grande y parece la hermana mayor», cuenta.

«No los veo parecidos físicamente y en su forma de ser también son muy distintos. El niño es un fenómeno de la naturaleza, las otras son muy cuquis y presumidas, aunque una de ellas es superprotectora y observadora. Es muy chulo ver cómo crecen a la vez«.

Sí cree que existe un vínculo especial entre hermanos y mucha complicidad. «Están todo el día jugando, charlando entre ellos… y reparten todo de manera equitativa, ¡incluso una galleta tiene que ser del mismo tamaño! Me encanta ese nivel de compenetración y amor entre ellos«.

 

Aprende a m(p)aternar de manera más eficiente y efectiva con gemelos/as o mellizos/as, para que lo que parece que puede llegar a ser una locura no lo sea tanto con el Seminario Online «Criando a gemelos»

 

El consejo de una madre de trillizos: «Haz tribu»

Hasta ahora la experiencia de esta familia es positiva y feliz. «Los problemas empezarán en la adolescencia«, bromea Rosa María, quien, no obstante, reconoce que ser madre de trillizos es muy agotador y el día a día es muy intenso.

Sin embargo, su consejo para familias múltiples es muy claro: «Que hagan tribu. Hoy en día se vive de una forma muy individualista y eso va en contra de la crianza con respeto. Hay que buscar el apoyo de la familia, de otras familias con creencias en la crianza afín».

También recomienda que las madres se dejen llevar «por el instinto» pero que se informen bien «porque a veces es muy difícil, pasa todo muy rápido y hay que intentar no agobiarse, sino disfrutar de los peques». Rosa María Casal defiende un modelo similar al que hemos construido en la Tribu de Criar con Sentido Común. Aquí no solo se tiene acceso a profesionales de primer nivel que podrán contestar a tus dudas, sino que también podrás hacer tribu con los cientos de madres y padres que forman parte de esta gran familia.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Criar con respeto?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Criar con respeto y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Rosa María Casal, madre de trillizos: "No tengo la sensación de haber renunciado a nada""

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube