Pies planos: Cómo detectarlos y corregirlos

La detección precoz de los pies planos es clave para prevenir los problemas asociados

El pie plano se define como una afección de la planta del pie, en la que el arco plantar, que está en la cara interna del pie, no se ha formado. Los bebés nacen sin arco plantar. Entonces, ¿cómo y cuándo detectar y corregir en ellos los pies planos?

El pie del bebé y los problemas del pie plano

Los bebés poseen una gran cantidad de tejido graso en la cara interna del pie para protegerse del frío. No será hasta más adelante, cuando empiezan a caminar entre los 12 y los 18 meses habitualmente, cuando comience a formarse. Es en ese momento cuando los padres y madres empezamos a informarnos sobre este tema.

Hasta que empieza a caminar, es recomendable no ponerle ningún zapato para que pueda moverse libremente. Es suficiente con abrigar los pies lo justo como para que no pasen frío. Una vez que comienzan a caminar, en la calle es aconsejable llevar un zapato blandito y adaptable a su pie, que le deje caminar libremente.

 

 

Sin embargo, por casa lo ideal es seguir descalzo para que todas las estructuras del pie y la pierna (músculos, tendones, ligamentos…) sigan desarrollándose y recibiendo estímulos del exterior. Es aquí, sin zapato puesto, donde podremos observar la forma natural y la postura que tiene el pie de nuestra pequeña o nuestro pequeño.

Cuando empiezan a andar el pie tiende a ser plano porque aún no se ha desarrollado ni fortalecido pero, poco a poco, se va creando una forma de arco en la cara interna del pie. Este arco es importante porque va a permitir que se distribuyan las cargas de todo el cuerpo de manera óptima.

 

Aprende a escoger qué calzado es mejor en cada etapa, a elegir la talla adecuada y cuáles son los mejores zapatos para bebés y/o niños/as, y por qué en nuestro Seminario Online «Cómo escoger los zapatos de tu niño/a»

 

Si el arco es muy pronunciado o inexistente, va a producir un exceso de carga en una parte del pie y de la pierna, pudiendo provocar dolor y lesiones a medio o largo plazo. Este es el caso del pie plano: un arco plantar inexistente o visiblemente disminuido que hace que aumente la tensión en la parte interna de la pierna.

La detección precoz es fundamental: ¿cómo se detectan los pies planos?

Cuando los bebés son pequeños no hay que hacer nada excepto observarlos. Ver cómo caminan, la forma del pie y la pierna, cómo apoyan, etc. va a hacer que seamos capaces de seguir una evolución. Es más, si hay algo que no os concuerda, si os parece que camina «raro», no está de más hacer un vídeo de vez en cuando para seguir su desarrollo.

Es a partir de los tres años, aproximadamente, cuando la pisada empieza a establecerse como definitiva. Se suele considerar entre los cuatro y los siete años de edad, dependiendo del niño. Hasta esa edad, el pie suele ser muy flexible y tiene posibilidades de desarrollo muy grandes. Pueden cambiar la forma de pisar en unas semanas o meses.

 

 

A partir de ahí, tendremos que fijarnos en el pie. Para detectar un pie plano, hay que mirar al niño de espaldas o de frente (o de las dos formas si hay dudas) y fijarnos si la cara interna del pie se eleva, es decir, no está en contacto con el suelo, o de lo contrario, se apoya completamente en el firme.

Una buena forma de saberlo es, mirando de espaldas, si los tobillos se meten hacia dentro formando una especie de «X». Igualmente, si es algo muy significativo, las rodillas también tenderán a juntarse. De esta forma, es fácil observar, desde que son bien pequeños, si la tendencia es hacia los pies planos o no para que, cuando lleguen a la edad establecida, poder actuar de la manera más rápida posible.

 

 

Igualmente, y aunque esto pueda sorprender, se ha visto cierta relación entre trastornos en el apoyo del pie y problemas a nivel de oclusión mandibular. Esto puede deberse a la relación que hay entre la pisada y el desequilibrio muscular que se produce en columna, llevando a una compensación en la zona alta del cuerpo. Pero esto es algo de lo que os hablaremos en otro post.

Pie plano flexible o pie plano rígido: ¿cómo se corrigen?

A partir de los tres años, si vemos que tiene un pie plano, podemos pedirle que se ponga de puntillas. Veremos si el arco aparece (con lo que estaríamos ante lo que se conoce como un pie plano flexible), o no aparece y además, el niño muestra síntoma como dolor o sensación de rigidez en el pie. Estaríamos ante un pie plano rígido. Esta afección es poco frecuente.

Ante un pie plano flexible es importante que no cunda el pánico. La mayoría se resuelven durante la infancia realizando tratamiento conservador. Lo más sencillo es realizar una serie de ejercicios para fortalecer la musculatura de pie y pierna, que harán que el arco tienda a aparecer.

 

 

Otra opción es valorar el origen global de esa pisada. Si los ejercicios no funcionan, puede ser porque el origen del pie plano no está exclusivamente en el pie, sino que puede haber tensiones musculares en el resto del cuerpo que hacen que pise así. Para ello, un fisioterapeuta especializado en terapia infantil y cadenas miofasciales puede valorarlo y tratarlo.

Si aún así no hay cambio, hay dolor y el pie plano no mejora, podría valorarse el uso de plantillas en edades algo superiores. Se ha visto en ciertos estudios que podrían ayudar a aumentar el ángulo que se crea en el arco y en algunos niños disminuye el dolor local en los pies.

Por último, y de manera extraordinaria, poco frecuente (y solo tras haber agotado todas las vías anteriores), existe la posibilidad de tratarlo vía quirúrgica. Qué acción llevar a cabo dependerá del estudio previo y características de cada niño. Por tanto, es importante individualizar y llevar a cabo la estrategia más adecuada en ese momento.

 

Descubre los beneficios del masaje infantil tanto para el bebé como para ti en el Seminario Online «Masaje infantil»

 

Realizar juegos con los pies, exponerlos a diferentes tactos, hacer masajes cuando son pequeños o practicar ejercicio o deporte diariamente son acciones que van a estimular un desarrollo correcto del pie y además es divertido.

Si tienes dudas sobre si tu hijo tiene el pie plano o qué puedes hacer, nos tienes en la Tribu CSC a los profesionales de Criar con Sentido Común y a un montón de madres y padres que han pasado por lo mismo y pueden ayudarte en este y en otros muchos temas. ¡Y el primer mes es gratis!

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Pies planos: Cómo detectarlos y corregirlos"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Apúntate gratis al Congreso CSC
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube