• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Mi niña fue de todos, menos mía (por Romina Pérez)

La importancia de seguir tu instinto al cuidar de tus hijos.

Cuando nació Aylén, hace nueve años, las dudas me inundaron… tenía 25 años, era madre soltera y me sentía muy insegura, muy dependiente… y ella fue la hija de todo el mundo, menos mía, y ahora me explico: le di biberón porque mi madre me dijo que estaba claro que mi leche no la alimentaba, la bauticé porque mi abuela me dijo que no podía vivir en un limbo religioso, no la cogía del carro porque sino se iba a acostumbrar a estar en brazos (así que Aylén estaba mucho tiempo llorando), y cuando comenzó a comer tenía que darle lo que cada persona me aconsejaba que era mejor para su crecimiento.

Por suerte, con los años llegó la madurez y la experiencia que te da el camino recorrido, una pareja maravillosa con la que compartir el camino, y hace 4 meses llegó Oliver. Y este SÍ que es mi hijo, porque a él sí lo podemos cuidar tal y como lo sentimos: toma teta, duerme con nosotros y no llora nunca por estar en el carrito, porque siempre está en nuestros brazos.

Cuando me acuesto todas las noches pienso que le fallé a mi pequeña, cuando nació, porque no supe seguir mi instinto, pero cada día me despierto intentando ser mi mejor versión para ella, que se perdió a su mamá los primeros años, y mi mejor versión para él, porque no quiero que se pierda a su mamá ni un segundo.

Así que ahora puedo decir que estoy muy feliz de poder reinventarme en el maravilloso camino de la maternidad.


No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 60 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

8 comentarios en "Mi niña fue de todos, menos mía (por Romina Pérez)"

  1. Hace 10 años, no teníamos la información que tenemos ahora respecto a la lactancia, el colecho o la introducción a la alimentación complementaria. Te entiendo perfectamente porque a mi me pasó algo parecido. Quédate con que hiciste lo mejor que sabías en aquel momento; aunque fueran sugerencias de otros. El amor que recibió tu niña de ti, eso no es indicación de anadie, eso es algo puro que nace de ti para ella.

  2. Yo nunca le hice caso a nadie,mis niñas siempre an estado en mis brazos porque a mi gustaba tenerlas en brazo,la mayor durmió con nosotros asta los 5 años que nació la pequeña y nunca vi nada malo en eso.Y eso de dejarlas llorar nada porque ellas quieren sentir nuestro corazón cerca.Hay que disfrutar de nuestros bebés, porque cuando son grandes ya no quieren brazos, ni dormir con nosotras….Así pienso yo y es lo que estoy asiendo disfrutando de mis niñas a tope.un saludo a [email protected]

  3. Hace diez años tu niña fue de todos menos tuya. Así pues, has podido entender que ella vino a vos para darte hoy algo diferente para Oliver. Has sido siempre tu mejor versión para Aylen, porque hace diez años esa eras vos, con más inseguridades, temores, criando «sola» a una hija … Pero lo más importante es que tu versión ha ido mejorando con las horas, con los días y con los años. Te admiro amiga, por ser siempre auténtica. Tenes dos hermosos soles en tu vida!!!! Sabes que tu historia es la mía y nunca nadie la pudo contar mejor!!!! Besotes a la distancia, desde acá abrazos de todos!!

  4. Yo siento a mi hija Mía es mía porque la he criado como yo he sentido mejor en conjunto con mi esposo y ella durmio solita desde siempre tomo biberón y la cargaba cuando lo necesitaba pero no pasaba en mis brazos no por no mal acostumbrarla sino porque tenia cosas mas divertida que hacer siempre fue muy inquieta yo sinceramente creo que lacte años que duerma con uno y tenerlos cargadito todo el tiempo no los hace emocionalmente pegados a uno si no el amooor que uno les brinda en cada cosita en casa gesto y caricia respeto todas las maneras de criar siempre que sea con amor y respeto. Y repito mi niña es mía y gozo mucho de ella su forma de ser su compañía y su amor pero sobre todo saber que el amor que le doy es suficiente que se siente amada y valorada.

  5. Hace 10 años nació mi hija Mar y me regaló la mejor experiencia de mi vida. Cierto que siempre he tenido a su padre a mi lado como compañero de crianza, pero tuvimos que marcar límites muy claros a las abuelas. Por suerte en el embarazo tuve el tiempo de leer a Carlos Gonzalez y me ayudó mucho para tener claro qué era lo que no quería para mi hija. Lactancia hasta los catorce meses, sin chupete y colecho necesario por la cantidad de veces que se despertaba la pequeña. Y también un sentimiento de descontrol que se traducía en:»esto va a ser así toda la vida?»
    Pero tres años después nació Oliver ( casualidad) y puse en práctica toda la sabiduría acumulada en mi experiencia anterior.
    No te sientas mal Romina, nuestras primogénitas nos han enseñado mucho más que cualquier otra experiencia de vida. A veces también me siento culpable por haber sido más estricta y con menos paciencia con mi hija, y ahora disfruto de la niña maravillosa en la que se ha convertido, y pienso…» pues algo tendré que haber hecho bien »
    Un abrazo

  6. Una mamá que sabe decir «me equivoqué lo haria diferente» es una mamá 10

  7. Felicidades por todo. Por la experiencia, por contarla y por contarla tan bien. Por el esfuerzo que hiciste con la niña y el que haces ahora con el niño. No creo que tengan dudas de que tienen una gran madre y, si así fuese, guarda tu relato y que lo lean cuando sean mayores. Podrán entender todo. Agradecida de leer tu relato.

  8. No sabes lo que te entiendo! Soy madre primeriza de una nena de 2 meses y me paso el día sorteando comentarios y opiniones no solicitados sobre lo que tengo o no tengo que hacer: “le darás pecho, verdad?”, “tu leche no alimenta, dale un biberón”, “tápala no vaya a coger frío” (bebé sudando y agobiada), “no la cojas ahora que está tranquila” (bebé comiéndose los puños), “no duerme en la cuna porque la has malacostumbrado”, “y no le vas a hacer pendientes?”… y esto ya no es lo peor.. lo peor es q la niña es de todos menos mía, pasa de brazo en brazo xq todo el mundo quiere verla y tocarla y besarla. La gente te impone qué ropa ponerle, qué pendientes debe llevar, qué alimentación complementaria tomará (yo quiero hacer blw y todos empeñados en hacer papillas). Y claro, yo soy la borde y la rara… no entiendo xq la gente se tiene q meter en todo 😡

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube