¿Qué no debo tomar esta Navidad si estoy dando el pecho?

Aunque las madres lactantes pueden comer prácticamente de todo, hay alimentos prohibidos o cuyo consumo se debe moderar

Este año las navidades van a ser raras… pero seguro que te reúnes, aunque sea con tus convivientes, alrededor de la mesa para disfrutar de un delicioso almuerzo o cena. En cuanto a la lactancia en navidad, si estás dando el pecho quizás te preguntes qué puedes tomar, o qué no puedes tomar. Así que aquí te reunimos y explicamos los más frecuentes, para que no tengas dudas.

Lactancia en Navidad: prohibido brindar con alcohol

Durante la lactancia se recomienda NO tomar alcohol. Sus efectos son diversos y nada indiferentes: puede causar retraso psicomotor, irritabilidad, sedación…

Y como no está claro a partir de cuánta cantidad se estima peligroso, mejor lo descartamos por completo ¿verdad? Porque, además de poner en riesgo la salud al bebé, también se compromete la salud de la mamá. Ya que el consumo de alcohol, incluso de forma moderada, puede ser perjudicial también para los adultos.

 

alcohol navidad

 

El alcohol presente en la leche materna es directamente proporcional al alcohol que haya en sangre, ya que la leche materna se fabrica a partir de la sangre de la madre. Por eso no tiene sentido sacarnos la leche y desecharla, porque la leche que sigamos produciendo tendrá alcohol hasta que los niveles del mismo vayan bajando en nuestra sangre. Así, para volver a amamantar tras haber consumido alcohol, lo único que debemos hacer es esperar.

El tiempo de espera va a depender del peso de la madre y de la cantidad de alcohol. En e-lactancia.org recomiendan esperar, como mínimo, dos horas y media por cada 10-12 gramos de alcohol consumido:

Tiempos orientativos a esperar para mujeres de unos 60 kg de peso: un vaso de vino: 2,5 horas, dos tercios de cerveza: 5 horas, tres copas de licor: 7,5 horas.

Las cervezas 0,0% de alcohol y sin alcohol sí están permitidas durante la lactancia. Y, ya que estamos en fechas navideñas, también vamos a mencionar al fruto del madroño. Por lo del villancico… Efectivamente, si están muy maduros pueden contener alcohol. Pero su consumo moderado es compatible con la lactancia. 

Tabaco, el enemigo de la mujer embarazada

Tampoco debería hacer falta recordar lo dañino que es el tabaco para cualquier persona… Pero no podía faltar en la lista. Fumar puede disminuir la producción de leche y se ha observado un aumento de cotinina (nicotina), cadmio, mercurio y otros metales pesados en la leche de mujeres fumadoras. También incrementa el riesgo de muerte súbita del lactante.

 

 

Aunque si no consigues dejar de fumar, este no debería ser un motivo para no amamantar. La lactancia materna protege al bebé de muchas enfermedades y esto prevalece por encima de las consecuencias negativas del tabaco.

Igualmente, las madres que amamantan y las embarazadas, deben evitar los espacios llenos de humo o en los que se haya fumado. Y por supuesto, jamás debemos exponer a los bebés, niños y niñas a este humo de tercera mano.

Cafeína, puede tomarse pero con moderación

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central que se produce en las hojas y semillas de muchas plantas. También se fabrica y añade artificialmente a ciertos productos. En dosis altas puede provocar nerviosismo, irritabilidad y anemia en el lactante. Y empeora los síntomas del síndrome de Raynaud en el pezón de la madre.

Sin embargo, a diferencia de otras sustancias, para que la cafeína llegue al bebé de tal forma que produzca síntomas en este a través de la lactancia materna, la madre debe tomar mucha cantidad. Por lo que, a dosis moderadas, no debe hacer problema.

 

café lactancia

 

Encontramos la cafeína en alimentos tan habituales como los tés, los refrescos, el chocolate y, por supuesto, el café. Y aunque no hay pruebas suficientes para saber cuánta cantidad de cafeína es recomendable, que no cunda el pánico. Podéis seguir tomando ese café que os da la vida a primera hora de la mañana, solamente hay que tener cuidado con no abusar:

Por taza de café: 60-80 mg, de té negro: 20-30 mg, de té verde: 15 mg, de chocolate: 5-10 mg. Por litro: bebidas de soda-cola: 100-150 mg, bebidas energizantes: 300-800 mg. Contenido medio de cafeína (González 2015, Santos 2012)

De nuevo, tendremos en cuenta el peso de la madre y la edad del bebé. Si es un bebé prematuro o de pocas semanas, puede tardar más en eliminar la cafeína. Por lo tanto, si acabas de ser mamá y estás lactando esta navidad, no abuses de infusiones, café, chocolate… Mejor un consumo moderado.

¿Infusiones? No todas

A menudo se piensa que los productos naturales son inocuos, pero nada más lejos de la realidad. Por ejemplo, en los huesos del melocotón y la ciruela hay cianuro, y en altas dosis puede ser letal (pero ahora no vayáis a dejar de consumir estas frutas… que son totalmente seguras incluso consumiéndolas diariamente).

Lo que quiero decir es que no todo lo natural es garantía de saludable y apto para todos y todas. Y sobre todo durante el embarazo y la lactancia.

 

lactancia comer

 

De nuevo, el riesgo va a estar en la cantidad que se consuma. Por ejemplo, los roibos y la yerba mate son seguros siempre y cuando se ingieran de manera moderada y ocasional. Esta última también lleva cafeína y hay que tenerlo en cuenta. Igual que el guaraná, otra semilla con propiedades estimulantes. Normalmente se utiliza en bebidas energizantes, que además llevan muchísima azúcar. Así que, mejor desterrarla de la dieta, amamantes o no.

 

Infusión lactancia

 

Otras hierbas que sin embargo sí que pueden suponer un riesgo alto para la lactancia son el poleo menta, el eucalipto, la cola de caballo y el hinojo. No se ha podido demostrar directamente la toxicidad a través de la leche materna, pero tampoco que sean totalmente seguras, así que lo más prudente es evitarlas. Sin embargo su uso culinario, como condimento, sí está permitido.

La Kombucha puede contener alcohol

Mencionamos aparte de las infusiones a la Kombucha, porque es un producto que se consume con frecuencia en otros países, pero que hasta hace poco era una desconocida en España. Se trata de un té negro o verde endulzado con miel o azúcar. Se le atribuyen muchos beneficios por su acción probiótica, al estar fermentada por levaduras y bacterias (aunque no están realmente demostradas sus propiedades terapéuticas). También puede llevar alcohol.

 

 

En e-lactancia clasifican esta bebida como Riesgo Alto para la lactancia, ya que a pesar de que no se han encontrado datos específicos sobre su excreción en la leche materna, es potencialmente tóxica y totalmente prescindible.

Bebidas azucaradas, sin abusar

Aunque ya sabemos que el azúcar es perjudicial para el desarrollo y se asocia a numerosas enfermedades, no estaba demostrado que el consumo de bebidas azucaradas durante la lactancia también pudiera afectar al bebé. Pero un estudio reciente así lo afirma: no solamente las bebidas azucaradas, sino también los zumos naturales.

Las consecuencias, además de sobre la salud física del bebé, pueden afectar a la inteligencia. Especialmente durante los primeros meses de lactancia, en los que se estima que puede incluso llegar a afectar el desarrollo cognitivo de los peques, según refiere este único estudio. Es decir: resultan nocivos para su inteligencia.

 

 

La pediatra Gloria Colli, con la que podéis contar para preguntarle todas vuestras dudas de la crianza en la Tribu CSC, explicaba dicho estudio y el efecto de las bebidas azucaradas a través de la leche materna en esta otra entrada del blog de Criar con Sentido Común.

Incluso así, siempre será mejor y más saludable continuar con la lactancia materna, a pesar de que de vez en cuando se ingieran bebidas azucaradas.

Modera las algas esta Navidad

Las algas están cada vez más de moda, debido al aumento de la presencia de la comida asiática en nuestros platos. Así que, si estas navidades os decantáis por un menú estilo japonés, hay que tener en cuenta que el consumo de algas marinas puede tener cierto riesgo. Pero tranquilidad: generalmente son seguras, solo hay que tener cuidado con ciertos matices.

 

Algas lactancia

 

El PERO proviene de su alto contenido en yodo. Y es que, a pesar de que es cierto que puede estar indicada la suplementación de este mineral durante la lactancia, también puede ser perjudicial una sobreexposición. Por lo que hay que informarse bien del origen del alga que vayamos a consumir, y tomarla con moderación.

Evita los pescados grandes

Aunque el pescado es un alimento muy beneficioso y saludable, hay ciertos tipos que están prohibidos durante el embarazo, la lactancia y en niños y niñas menores de 10 años. Su gran tamaño les hace acumular grandes concentraciones de mercurio, pudiendo ser tóxico.

 

Sanidad alerta sobre el alto contenido en mercurio de cuatro pescados y recomienda no dárselos a los niños hasta los 10 años

 

Estas especies son el tiburón (cazón, marrajo, mielgas, pintarroja y tintorera), pez espada o emperador, atún rojo y lucio. Su consumo puede provocar una contaminación por este metal pesado y tener efectos graves sobre la salud. Así que, si los adultos debemos tomarlos con moderación, durante la lactancia directamente se recomienda sustituir por otros pescados como salmón, sardinas, bonitos, merluza, dorada, lenguado…

Lactancia en Navidad: la PLV

La proteína de la leche de la vaca es perfectamente compatible con la lactancia materna, salvo en casos de alergia. Y he creído conveniente incluirla en las recomendaciones sobre qué se puede tomar esta navidad si estás dando el pecho porque, precisamente en estas fechas, se hace más complicado seguir correctamente la dieta exenta de PLV.

 

Lactancia y menstruación: Irregularidad y Anaovulación

 

Hay un tipo de alergia alimentaria no mediada, que es más complicada de diagnosticar. Sobre todo si el bebé es alimentado con lactancia materna. La reacción generalmente llega a través de la inflamación final del intestino, provocando deposiciones blandas (aunque ya son así las de los lactantes), pero además presentan moco e incluso sangre. Suelen ser alergias transitorias, pero como la PLV pasa a través de la leche materna, hasta que se supera, la madre debe hacer una dieta exenta total de esta sustancia.

 

Descubre en este Seminario Online «Cómo detectar y actuar ante una alergia alimentaria» cómo detectar y actuar en caso de alergia

 

No es nada fácil, y todavía menos en reuniones con familiares que no entienden por qué no comes de todo «con lo fácil que sería darle un biberón». Y porque tienes que estar mirando los ingredientes de todo lo que hay sobre la mesa. Ya que la proteína de la leche de vaca no se encuentra solamente en los lácteos. Por ejemplo: los fiambres, las salchichas, los embutidos, algunas margarinas, etc. contienen también PLV.

Afortunadamente la leche se encuentra encuentra dentro de los alérgenos de declaración obligatoria, por lo que cualquier componente de la misma debe ser declarado en los ingredientes de forma resaltada y en negrita.

Hasta hace unos años debíamos mirar todos los ingredientes y asegurarnos de que no contenían ninguno de estos componentes: Albúminas, lactoalbúmina; Globulina, lactoglobulina; Caseína, caseinatos (H4511, H4512, H4513); Grasa de manteca; Suero, suero en polvo; Solidificante; Saborizante artificial; Colorante de caramelo; Saborizante de caramelo; Saborizante natural; Suero sin lactosa; y Proteínas de suero e hidrolizado proteico; pero actualmente no es necesario.

Sin embargo, la declaración de trazas o contaminación cruzada no es obligatorio declararla, por lo que hay fabricantes que sí lo hacen y otros que no. Así que debemos tenerlo en cuenta a la hora de realizar la compra o consumir alimentos.

 

lactancia alimentación

 

Aunque la alergia a la proteína de la leche de vaca es la más frecuente, puede pasar igual con cualquier otro alimento, y los más habituales son el huevo, la soja y el pescado.

Y si visto todo esto así por escrito te han parecido muchas restricciones, ¡piensa en toooodo lo que SÍ puedes comer! Que en realidad son la mayoría de las cosas, incluyendo esos mitos tan extendidos sobre la lactancia materna que hablan de no comer cebolla, ajo, legumbres, algarrobo, rábano, cítricos, brócoli, coliflor, picante, coles… En realidad, puedes tomarlos todos y disfrutarlos con tranquilidad.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Lactancia materna?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Lactancia materna y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

4 comentarios en "¿Qué no debo tomar esta Navidad si estoy dando el pecho?"

  1. Buenos dias, al leer Kombucha y fermentos me ha entrado la duda: yo tomo kefir casero con hongo de leche cada mañana desde hace años.
    Esto incluye el embarazo y la actualidad, que estoy dando pecho a mi bebé de 15 meses; es un alimento adecuado o lo desanconsejas por ser fermento?
    Saludos

    • ¡Hola! Pues en e-lactancia lo catalogan como Riesgo muy Bajo, por lo tanto compatible con la lactancia, aunque matizan que el consumo debe ser moderado por la posibilidad de contener alcohol. Como esto va a depender del tiempo y cantidad de azúcar y fermentos, igual en el embarazo habría que evitar algunos.

  2. Hola, mi bebé tiene 5 meses solo toma pecho, pero no hace popó, solo lo hace cada 6 días con estimulación. A qué se debe eso?

Responder a Elsa Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube