Hoy no hemos hecho los deberes porque teníamos que jugar

Jugar es, además de un derecho, el mejor modo de aprender

El 28 de mayo se celebra el Día Internacional del Juego. De hecho, este año se cumple el vigésimo aniversario de la celebración de una iniciativa que nació desde la Asociación Internacional de Ludoteques (ITLA) y a la cual se han unido más de 40 países alrededor del mundo (la fundadora de este día es la Dra. Fría Kim, que eligió como fecha conmemorativa el día en el que se constituyó formalmente la ITLA).

Todos sabemos que el juego es una actividad fundamental en la infancia, que ayuda a que el crecimiento sea más equilibrado, que fomenta el aprendizaje y que incluso proporciona beneficios a cualquier edad, pero parece que a veces se nos olvida, sobre todo con este estilo de vida que llevamos en el que siempre parece que hay prisa.

A veces incluso en nuestra Tribu CSC recibimos consultas sobre si es bueno permitir el juego libre, hasta qué punto, si los adultos debemos intervenir… Es por eso que hoy queremos invitar a reflexionar sobre este tema que nos parece clave especialmente para todos los padres o los que trabajan con la infancia, ¿te animas a acompañarnos?

¿Por qué es tan importante el juego?

El juego, al igual que la educación, es un derecho reconocido en la Convención sobre los Derechos del Niño; de hecho, el artículo 31 menciona «el derecho del niño al descanso y al esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes«.

 

 

Tal y como dice Francesco Tonucci, “los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando”, especialmente durante la infancia (de los 0 a 6 años, lo que en Montessori llamamos el primer plano del desarrollo).

Seguro que si cierras los ojos y te dejas llevar durante unos minutos puedes recordar eternas tardes de juego en la calle con tus amigos, en las que se te olvidaba quizá hasta que tenías hambre (o incluso sueño); o quizás en casa durante los días lluviosos, con un juego de mesa o escondido en algún rincón (a mi me encantaba jugar a “las tinieblas”); el intentar trepar a un árbol una y otra vez, enterrarte en la playa bajo la arena o los clásicos juegos en el patio del colegio, que viéndolos desde nuestros ojos quizá eran un poco brutos, por decirlo de alguna manera.

 

 

¿Qué significa realmente jugar?

Muchas veces los padres vemos a nuestros pequeños jugando y nos parece insuficiente, queremos que hagan algo más, con determinados propósitos educativos, y nos cuesta permitir el juego libre, sin intervenir.

Una de las razones por las que puede suceder esto es porque en nuestro idioma utilizamos una sola palabra para referirnos a actividades que pueden ser muy distintas. Y claro, parece que el juego en sí es poco importante..

En inglés, por ejemplo, existen varias palabras: play, game, gambling..

Y hace poco leía esta entrada del blog “Desde aquí arriba” que explica cómo en Noruega hay dos palabras bien diferenciadas para hablar de juego:

  • å leke, que es el significado más puro de jugar, hacerlo por el mero placer de crear, de imaginar, de divertirse.
  • å spille, que hace referencia a un juego más dirigido, como por ejemplo un juego de mesa, un juego deportivo o, en definitiva, cualquier juego que tenga unas normas.

 

 

¿Sabías que la definición de jugar, según la RAE, tiene hasta 22 acepciones diferentes?

jugar

Del lat. iocāri.

  1. intr. Hacer algo con alegría con el fin de entretenerse, divertirse o desarrollar determinadas capacidades.
  2. intr. Travesear, retozar.
  3. intr. Entretenerse, divertirse tomando parte en uno de los juegos sometidos a reglas, medie o no en él interés. Jugar Ala pelota, AL dominó.
  4. intr. Tomar parte en uno de los juegos sometidos a reglas, no para divertirse, sino por vicio o con el solo fin de ganar dinero.
  5. intr. Dicho de un jugador: Llevar a cabo un acto propio del juego cada vez que le toca intervenir en él.
  6. intr. En ciertos juegos de naipes, entrar (tomar sobre sí el empeño de ganar una apuesta).
  7. intr. Utilizar algo tocándolo o moviéndolo sin un fin determinado o solo para entretenerse. Deja de jugar CON los cubiertos.

Y sigue…

Pues yo creo que sencillamente tendríamos que quedarnos con la primera, y buscar otras palabras para designar otras actividades que son diferentes a lo que el niño entiende por juego.

¿Jugar es suficiente?

Hay escuelas que se basan en el juego libre del niño, pero los padres generalmente tenemos miedo (más aún si además es una escuela privada con cierto coste mensual), y por eso aparecen preguntas como estas:  ¿Jugar es suficiente? ¿Se puede aprender jugando?

Gracias a la ciencia hoy sabemos que el aprendizaje está muy ligado a la emoción. Todos recordamos maestros que en nuestra infancia nos contagiaron su pasión por lo que enseñaban, y otros muchos que nos hicieron aborrecer sus asignaturas,  ¿verdad?

Podría estar hablando horas y horas de este tema, y de cómo en Montessori «Juego» y «Trabajo» son prácticamente sinónimos, pero como es un tema tan amplio me gustaría invitarte especialmente a que veas un documental que se hizo hace unos años en torno al juego: Imagine Elephants.

Se trata de un hermoso proyecto en el que puedes escuchar a grandes profesionales hablar de juego, como por ejemplo Francesco Tonucci, André Stern, Beatriz Lillo Orellana y Marco Zagal,  Catherine L`Ecuyer, Jordi Mateu, Miguel Castro, Carlos González, Jaume Bantulá, Ángeles Ruiz de Velasco, Joan Rovira, Eurídice Cabañes, Gema Cotallo, Mar Romera, Imma Marín, Gonzalo Jover, etc.

 

 

Además, si entras en su web puedes buscar por palabras determinadas, como por ejemplo neurociencia, y ver las ponencias completas: totalmente recomendable.

Hace unos meses estuve en una conferencia de uno de los expertos que aparecen en el documental, André Stern, que había publicado su libro Jugar. Fue todo un placer escucharle y disfrutar de su humor con un toque de ironía fantástico, y hablaba de que hay una actividad que activa los centros emocionales de una manera impresionante: ¿sabes cuál es?

Pues es precisamente la que hace cualquier niño en cuanto se le deja tranquilo, y de hecho, continuaría haciéndolo si no le interrumpimos: JUGAR.

Además, cuando los niños juegan, están desarrollando todas las cualidades que deseamos que tengan cuando les llegue el momento de madurar y desenvolverse en la vida. Y sin embargo, llega nuestra incoherencia de adultos y les decimos: “Deja de jugar que toca aprender”.

¿Cuáles son estas cualidades?

  • Creatividad: una virtud muy valorada en el mundo del trabajo que ya nos gustaría conservar como adultos.
  • Capacidad de concentración: un niño jugando hasta puede olvidar que se hace pis o tiene hambre.
  • Constancia: puede repetir un millón de veces lo mismo, la misma acción o el mismo cuento.
  • Afán de superación: los niños sobrepasan sus límites cuando juegan, al tener su propia automotivación.
  • Libertad: los adultos solo podemos volar en sueños, los niños pueden hacerlo cuando juegan, son el pájaro o el avión.

Los adultos les arrancamos de ese mundo con esas cualidades para poder prepararles a aprender esas cualidades¿Coherente?

Me despido con esta cita y este vídeo:

“Científicos han determinado recientemente que se necesitan aproximadamente 400 repeticiones para crear una nueva sinapsis en el cerebro. A no ser que se haga a través del juego, en cuyo caso se necesitan entre 10 y 20 repeticiones”. Dr Karyn Purvis

 

 

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

4 junio, 2019

2 comentarios en "Hoy no hemos hecho los deberes porque teníamos que jugar"

  1. Qué necesario es jugar y qué poco tiempo se le dedica! Gracias por enlazar mi post! Un abrazo fuerte!

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube