Entrevista a Armando Bastida, autor de Cuentos para criar con sentido común: «Escribir para los peques es todo un reto»

En preventa en Amazon, ha llegado a estar en el primer puesto en tres categorías, y en el puesto nº17 de todos los libros

El popular enfermero de pediatría, divulgador de la crianza respetuosa y responsable del proyecto Criar con Sentido Común, Armando Bastida, presenta Cuentos para criar con sentido común, un recopilatorio de cuentos ilustrados para criar desde el amor y el respeto. 

La obra incluye cuatro cuentos que reflejan los retos del crecimiento a los que se enfrentan todas las familias. Están dirigida a un público infantil de entre cuatro a ocho años, e incluyen explicaciones para que los progenitores dispongan de herramientas útiles para acompañar  de forma respetuosa a sus hijos e hijas en esta etapa de desarrollo.

 

 

P: Ya has publicado antes una obra de divulgación y una novela gráfica dedicadas a la crianza respetuosa, pero Cuentos para criar con sentido común es tu primera incursión en la literatura infantil. ¿Cómo surgió el proyecto y qué te ha motivado a dar este cambio de registro? 

R: Tras «Soy Papá» y «Sana, Sanita», un buen día llegó un correo electrónico de la editorial Nube de tinta diciéndome que podría ser muy bonito publicar un libro con cuentos para niños y niñas, para que se los pudieran leer sus progenitores, y a la vez ofrecer información didáctica a las madres y padres. Y coincidí.

Sonaba realmente bonito, y escribir para los peques, todo un reto. Me gustaba mucho el proyecto. Era imposible decir que no

Sonaba realmente bonito, y escribir para los peques, todo un reto. Les comenté que me gustaba mucho el proyecto y me dijeron que, de hecho, ya tenían título: «Cuentos para criar con sentido común». En ese momento me rendí a la evidencia: era imposible decir que no.

P: Durante las semanas que ha estado en preventa digital, Cuentos para criar con sentido común se ha posicionado en el nº1 de «Cuentos de Ficción infantil sobre familia» y nº2 en «Libros infantiles de aprendizaje temprano». Actualmente la obra ya ha llegado a las librerías y grandes superficies y ocupa el puesto nº3 en «Ficción infantil sobre emociones y sentimientos» en Amazon. ¿Te esperabas que tu primer recopilatorio de cuentos tuviera esta acogida?

R: La verdad es que no. A los pocos días de anunciar que estaba disponible en preventa en Amazon, llegó a estar en el primer puesto en tres categorías, y en el puesto nº17 de todos los libros. Obviamente el libro se podrá adquirir en muchos otros sitios, pero en ese momento era un buen termómetro, y no esperaba que tuviera tanto éxito porque, en realidad, ni siquiera se había publicado aún. Ha sido una bonita sorpresa, que ojalá se mantenga en el tiempo.

No esperaba que tuviera tanto éxito. Ha sido una bonita sorpresa, que ojalá se mantenga en el tiempo

P: En la obra haces un llamamiento para que los progenitores disfrutemos al tiempo que acompañamos a nuestros peques en su camino hacia la madurez. ¿Crees que practicamos poco la (pa)maternidad conscientes? ¿Nos atropella nuestro ritmo de vida y las infancias, efímeras, de nuestros hijos e hijas, van quedando atrás en el camino?

R: Sin atreverme a generalizar, lo que está claro es que tenemos poco tiempo para ellos y, a la vez, poco tiempo para nosotros. Y a menudo llegamos tan cansados a casa que el rato que podríamos compartir se convierte en una sucesión de órdenes, discusiones y prisas, con el deseo de que lo hagan todo lo antes posible y sin rechistar demasiado.

Los niños y niñas no usan reloj. Funcionan en base a su «reloj interno», y funciona mucho más despacio que el nuestro

Y a veces no nos damos cuenta de que los niños y niñas no usan reloj. Funcionan en base a su «reloj interno», y funciona mucho más despacio que el nuestro. Ellos tienen que vivir, tienen sus obligaciones, pero también tienen que investigar, explorar, curiosear, trastear, descubrir… y necesitan el tiempo, el espacio y las herramientas para poder hacerlo.

P: Cuatro cuentos proyectados para ser leídos en familia, cada uno de ellos centrado en una situación cotidiana en la que es muy fácil que tanto peques como personas adultas se vean reflejadas y, visto desde fuera, se advierte que las historias funcionan como un espejo de nuestra sociedad… En muchas de las situaciones planteadas, las necesidades de los niños y los deseos de los adultos chocan entre sí. ¿Existe falta de empatía con la infancia?

R: En occidente, sí. De nuevo, insisto, hay familias que lo tienen claro, y tratan de respetar los ritmos y tiempos de los peques. Y también se hace en algunos centros educativos. Pero mi sensación es que sigue siendo demasiado generalizado el que sean los peques quienes tengan que adaptarse a una sociedad que va con prisas para todo, y no la sociedad la que considere que una gran parte de la población son niños y niñas.

Los niños y niñas no son el futuro. Son presente. Ya están entre nosotros, viviendo y conviviendo, y sus aprendizajes, desarrollos, libertades y felicidad están ya en juego

Y que no son el futuro. Que son presente. Que ya están entre nosotros, viviendo y conviviendo, y que sus aprendizajes, desarrollos, libertades y felicidad están ya en juego. Sigue siendo necesario reflexionar sobre ello a nivel familiar y a nivel social, porque hay peques que emocional y psicológicamente lo están pasando mal, con ansiedad y estrés, males que antes solo estaban reservados a los mayores.

P: Además de ser vehículo de importantes valores, Cuentos para criar con sentido común también abraza la diversidad. En sus páginas vemos diferentes tipos de familias con un nexo en común: el amor y el respeto a la infancia, fantásticamente reflejado por las vivaces y coloridas ilustraciones de Albert Arrayás. ¿Qué retos nos encontramos actualmente todas las familias en la crianza y la educación de nuestros hijos e hijas?

R: El trabajo de Albert Arrayás es increíble. Para quien escribe, ver en ilustración los personajes que ha creado, es muy bonito. Y Albert lo ha representado en el papel con unas ilustraciones deliciosas y vistosas, tanto para peques como para mayores.

El mayor reto es encontrar una brújula de principios y valores que podamos transmitir a nuestros hijos e hijas

Contestando a la pregunta, yo creo que el mayor reto es encontrar una brújula de principios y valores que podamos transmitir a nuestros hijos e hijas. La mayoría fuimos criados y educados bajo un estilo en el que se abusaba de la autoridad, y acabábamos obedeciendo para evitar que nos castigaran, gritaran o pegaran, y para que nos dieran los premios que nos prometían.

La mayoría fuimos criados y educados bajo un estilo en el que se abusaba de la autoridad

Sin embargo, como seres racionales que son los niños, tiene mucho más sentido educarles para que sean personas de bien no porque les vayamos a premiar o castigar, sino porque de verdad sienten que deben ser así. Esto es algo que intentamos transmitir en nuestra Tribu CSC, funcionando como brújula temporal, hasta que cada madre y padre integra esos aprendizajes y se dice «creo que ya puedo echar a volar con mis peques, sin ayuda».

P: Mi hijo de 6 años y yo hemos estado leyendo tus cuentos por la noche. Él se ha sentido especialmente identificado con «Yo no he sido». ¿Sabemos cultivar el vínculo afectivo con los peques? ¿Cuál es la clave para conectar con los niños y niñas tan bien como lo haces tú?

R: Uy, yo no sé si conecto bien, regular, mejor o peor. Digamos que siempre los he considerado merecedores del respeto y la atención que prestamos a cualquier persona de mayor edad. Y además, es que siempre he sentido que puedo aprender muchísimas cosas de ellos. Si les escuchas, si les observas, si les dejas espacio para tomar sus propias decisiones, es precioso verles crecer y experimentar. Es ver una planta florecer, es ver un amanecer pasito a pasito, es la magia de poder ver a un ser desarrollarse en todos los aspectos. 

Siempre he sentido que puedo aprender muchísimas cosas de los niños y niñas. Si les escuchas, si les observas, si les dejas espacio para tomar sus propias decisiones, es precioso verles crecer y experimentar

Y ojo, que también es agotador, y a menudo exasperante, porque son niños, con todo lo que conlleva. ¿No se suele decir que con niños los días se hacen largos y los años cortos? Pues vendría a ser algo así: cada día es una pequeña historia con múltiples momentos y emociones, y tenemos que saber extraer la parte más bonita de la ecuación para seguir adelante, a poder ser, disfrutando del camino.

Con respeto y paciencia es como el vínculo con los peques se va construyendo y fortaleciendo

Así, a su lado, con respeto y paciencia (no siempre tendremos ni lo uno ni lo otro, pero deberíamos siempre intentarlo), es como el vínculo con los peques se va construyendo y fortaleciendo. 

P: A cada cuento le acompaña también una unidad didáctica para las madres y los padres. ¿Cuáles son las preocupaciones comunes que nos unen a todos los progenitores, sea cual sea nuestro modelo familiar? 

R: Creo que si pudiéramos preguntar a un gran número de madres y padres cuál es su mayor preocupación, dirían que su deseo es conseguir que sus hijos sean felices. Y yo les puedo dar una excelente noticia: sus hijos e hijas ya son felices. Así que pueden librarse de esa presión, y simplemente tratar de conseguir que no dejen de serlo.

Si pudiéramos preguntar a un gran número de madres y padres cuál es su mayor preocupación, dirían que su deseo es conseguir que sus hijos sean felices

Y no quiero decir con esto que tenemos que tratar de hacerles la vida más fácil, eliminarles los problemas y estar siempre pendientes de que vivan a tope. Lo que quiero decir es que tenemos que acompañarles para que aprendan que la vida es muy bonita casi siempre, pero que tiene momentos que no van a serlo. Incluso momentos muy dolorosos. Y ahí es donde podemos hacer la diferencia: la felicidad podría ser algo así como ser capaz de disfrutar de los buenos momentos, y a la vez, de transitar los malos, de manera que aprendiendo de esos momentos, y de nuestros errores, podamos seguir adelante con ganas de seguir disfrutando de la vida. 

P: En tu opinión, ¿qué tres cosas les falta y qué tres les sobran a nuestros hijos e hijas para tener una infancia feliz?

R: Les faltan sus progenitores en muchos momentos de su infancia, les falta que sean considerados ciudadanos al mismo nivel que los adultos, porque siguen siendo «de segunda», y la sociedad se está mostrando cada vez más niñofóbica, y les falta el tiempo, el espacio, la libertad y los recursos para hacer cosas de niños y niñas cuando son niños y niñas. Queremos ir tan deprisa con ellos en tantas cosas, que llegarán a la adolescencia sin haber tenido la infancia que merecían, y quién sabe si con unos vínculos inadecuados, que les haga afrontar la vida con demasiada inseguridad y demasiados temores.

La sociedad se está mostrando cada vez más niñofóbica; y a los niños y niñas les falta el tiempo, el espacio, la libertad y los recursos para hacer cosas de niños y niñas cuando son niños y niñas. Queremos ir muy deprisa con ellos en muchas cosas

¿Y tres cosas que les sobren? Creo que les sobran nuestras prisas, que reciben demasiadas órdenes, y que pasan demasiado tiempo delante de las pantallas.

Creo que a los niños y niñas les sobran nuestras prisas, que reciben demasiadas órdenes, y que pasan demasiado tiempo delante de las pantallas. A menudo creo que estamos trayendo niños y niñas a un mundo que ya no los espera

A menudo creo que estamos trayendo niños y niñas a un mundo que ya no los espera, y que va tan deprisa que no acaba de ver claro cómo conjugarlos para que tengan un desarrollo adecuado.

P: ¿Te veremos firmar más títulos infantiles en el futuro?

R: Sí. Seguro. Y no lo digo porque sea un deseo que espero que algún día se cumpla. Es que es una realidad. Y hasta aquí puedo leer.

P: Y para cerrar, me quedo con una frase destacada de Cuentos para criar con sentido común: «Tenemos que querer a nuestros hijos e hijas por el hecho de que existen, y así lo tienen que sentir». ¿Volcamos demasiado en los peques nuestras propias expectativas y nos olvidamos de conocerles? ¿Sabemos proporcionarles alas y raíces, de forma equilibrada? 

R: Yo creo que muchos llegamos a la paternidad y a la maternidad con demasiadas carencias emocionales, y pasamos en cierto modo de tener miedo de nuestros padres, a tener miedo de nuestros hijos. De que no nos quieran. De que no nos valoren. De hacerlo mal. Como si tuviéramos que demostrarles que somos buena gente, y que nos merecemos su amor.

Pasamos en cierto modo de tener miedo de nuestros padres, a tener miedo de nuestros hijos. De que no nos quieran. De que no nos valoren. De hacerlo mal

Pero es que ellos ya nos quieren por el mero hecho de ser sus padres y/o madres. Y vamos a cometer un montón de errores. Y unos días les hablaremos mejor y otros peor. Y a veces sentirán que somos muy injustos con ellos. Pero si sienten que les queremos, que les acompañamos y que les respetamos… si sienten que cuando les decimos que algo no puede ser, se lo decimos desde el respeto, conectando emocionalmente con ellos, y entendiendo su enfado o desacuerdo, aprenderán que eso es en realidad la vida. Que no se puede tener todo. Y que nadie es perfecto. Ni siquiera tus padres. Y si nosotros como padres no somos perfectos, ¿por qué iban a tener que serlo ellos?

Si nosotros como padres no somos perfectos, ¿por qué iban a tener que serlo ellos?

Si quieres leer la reseña de Cuentos para criar con Sentido Común, pincha aquí. Puedes adquirir tu ejemplar firmado por el autor en su página web.

 

Comprar el libro en Amazon

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Criar con respeto?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Criar con respeto y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Entrevista a Armando Bastida, autor de Cuentos para criar con sentido común: "Escribir para los peques es todo un reto""

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Oferta Black Friday
    40% de Descuento
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube