• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

¿Cómo retirar las pezoneras cuando das lactancia materna?

Las pezoneras pueden ser muy útiles, pero vale la pena retirarlas cuando sea posible

Las pezoneras son una herramienta más a tener en cuenta a la hora de establecer una lactancia de manera óptima, y esto quiere decir que hay veces que son necesarias.

Pueden ayudar cuando el agarre del bebé no es adecuado y no mejora tras probar diferentes posturas, cuando causa dolor y grietas en la madre, o simplemente si el bebé no se prende al pecho o tiene una succión ineficaz.

Sin embargo, debemos saber también que este recurso, las pezoneras, deben utilizarse de manera temporal, es decir, hasta que se solucione la dificultad que nos llevó a usarlas, ya que en algunas ocasiones pueden interferir con la transferencia de leche y/o producir gases en los bebés.

A veces dejan las pezoneras solos

Normalmente, la mayoría de los bebés suele dejar las pezoneras por sí mismos en torno a los 3 meses. Es un periodo en el que le ha crecido la boca suficiente, mejora su capacidad de succión y todo ello favorece que se agarre mejor al pecho, por lo que es habitual que de repente, un día le de un ‘manotazo’ a la pezonera y se enganche por sí mismo.

Hay otros bebés a los que les cuesta un poco más, ya que la pezonera les da estabilidad a la hora de mamar, cosa que les ayuda en caso de dificultad a la hora de mover la lengua (anquiloglosia) o en el caso de que el pecho sea poco flexible, o simplemente por estar habituado a succionar de la tetina de la misma.

Cómo retirar la pezonera si el bebé no la deja solo

En esos casos, hay que tener algunos puntos en cuenta para hacer la transición de la pezonera al pecho lo más llevadera posible, tanto para el bebé como para la madre.

No forzar al bebé

Es bastante frecuente a la hora de ir retirando la pezonera que el bebé no se agarre al pecho sin ella y que, además, llore en cuanto se acerca. En este momento de frustración no es conveniente insistir en que tome el pecho, ya que puede relacionar la lactancia con algo no agradable y perpetuarse el problema, llegando incluso el bebé a hacer una huelga de lactancia.

 

 

Así que, si vemos que el bebé no está dispuesto a mamar sin pezonera, es mejor dejarlo para otra ocasión.

Probar a quitar la pezonera a mitad de la toma

Esto puede ayudar a que el bebé acepte el pecho mejor, ya que no tiene tanta hambre y estará más tranquilo y además, como ya habrá hecho succión con la pezonera, el pezón estará más sobresalido que cuando está en reposo. Por esto mismo a algunos bebés se les puede ‘engañar’ y a mitad de la toma quitar la pezonera y ofrecer el pecho.

Si vemos que el bebé acepta el pecho y succiona, estupendo, pero si no, si no agarra, llora y se frustra, lo mejor es volver a usarla.

Dar el pecho sin pezonera en tomas nocturnas o cuando esté dormido

Muchas veces, cuando los bebés están más relajados y medio dormidos tienen más facilidad para coger el pecho sin la pezonera. Podemos aprovechar este momento para probar.

Recortar las pezoneras

En los bebés que no aceptan de ninguna manera el pecho sin pezonera, una opción a probar es ir recortando la punta de la pezonera poco a poco, para que vaya teniendo más contacto con el pezón.

La idea es hacerlo de forma progresiva. Se recorta un poco la punta y conforme el bebé vaya aceptado y haciendo más tomas así, se va recortando más cantidad, hasta que finalmente se recorta todo, haciendo la toma directamente del pecho.

Paciencia

A veces retirar las pezoneras es una carrera de fondo. Puede que haya avances y retrocesos dentro de este proceso. Que un día agarre muy bien sin pezonera, que otro día no, que una toma sí y a la siguiente no… Lo importante es no tener prisa, no frustrar al bebé y hacerlo de la forma más relajada y progresiva posible.

 

Descubre cuáles son los problemas relacionados con la lactancia más habituales y cómo solventarlos en el Seminario Online «Problemas de la lactancia».

 

Si ves que no es posible retirar las pezoneras a pesar de seguir estos consejos, o las retiras pero tienes dolor al amamantar o grietas, sería recomendable una valoración por un profesional experto en lactancia, por descartar que siga persistiendo el problema que llevó a utilizarlas o alguna dificultad física del bebé.

Sin embargo, en la mayoría de los casos es posible a base de perseverancia y calma, y casi todos los bebés dejan la pezonera tarde o temprano.

¿Has usado pezoneras durante la lactancia? ¿Cuál fue tu experiencia? ¿Cómo las retiraste? ¡Cuéntanoslo en comentarios!

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 60 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

5 comentarios en "¿Cómo retirar las pezoneras cuando das lactancia materna?"

  1. 13 meses de lactancia con pezonera. Unos dientes al nacer y el mal agarre hicieron que me las pusiera por el terrible dolor y las grietas tan horribles que me salían y después fue imposible quitarlas. Nunca ha querido sin ellas, lloraba y yo lo pasaba mal, pero bueno, iba cogiendo peso y de momento ahí seguimos y seguiremos hasta un futuro destete.
    Por lo menos conseguí salvar la lactancia y ahora es muy gracioso porque cuando quiere mamar busca la cajita de las pezoneras y me las pone ella

  2. Hola! he estado usando pezoneras hasta los 8 meses de mi bebé y ahora con 13 meses seguimos con una lactancia libre de obstáculos jeje
    El uso de las pezoneras nos lo recomendaron en el hospital al ver que la pequeñaja no conseguía engancharse bien al pecho.
    En los primeros minutos de vida, en el piel con piel, la pequeña se enganchó a la perfección. Días antes del parto estuvimos viendo vídeos del enganche espontáneo y así lo hicimos.
    No hubo problemas ni complicaciones.
    Todo empezó al llegar a la habitación, con todas las visitas de familiares y amigos no tuvimos un rato de tranquilidad para volver a disfrutar de la lactancia… Así que al ver que no conseguíamos que se enganchase bien y de forma efectiva, nos sugirieron el uso de las pezoneras. Entonces la nena empezó a mamar.
    Al cabo de los meses empezó mi frustración al ver que ella no ganaba mucho peso (malditos percentiles) y que la pezonera podría ser el problema. Muchos intentos para poder quitarnos esta barrera entre mi pecho y su boquita.
    A veces pienso que sin la pezonera quizá la lactancia se habría acabado, que no hubiera podido darle el pecho sin ella. Pero otras pienso que quizá con algo más de paciencia o conocimiento sobre la lactancia no habríamos tenido que recurrir a este invento.
    Sea como fuere, echo la vista atrás y me doy cuenta de lo perseverantes que hemos sido, de los 8 meses de paciencia por parte de las 2 (porque es un rollo poner el plastiquito y conseguir que dure toda la toma). Al fin todo esto quedó atrás y ahora seguimos disfrutando de una lactancia natural, limpia y maravillosa para ambas..
    Por cierto, fue ella quién decidió cuándo quitar la pezonera, ninguno de los consejos me valieron para lograr el objetivo.
    Saludos y enhorabuena por el blog 🙂

  3. Tenía entendido que no recomiendan recortar las pezoneras de silicon, es así?

  4. Mi bebé ahora tiene 3 meses y nuestra lactancia desde el nacimiento hasta el día de hoy ha sido con pezonera, en las última consulta con el pediatra ha estado en percentil 15, desde ese día intento quitarla pero ha sido en vano! Tratare de aplicar estos consejos

  5. Yo he usado pezoneras hasta los 7 meses aprox. y la verdad es que ha sido algo muy paulatino, ni nos hemos dado cuenta de que ya no las necesitaba (mi niño ahora tiene casi 8 meses y medio). Las empezamos a utilizar a la semana, más o menos, de que naciera mi peque. Yo tenía un pezón plano y al bebé le costaba mucho agarrarse.

    Nos las recomendaron ya en el hospital algunas comadronas, aunque algunas otras estaban en contra de ellas y nos liaron un poco, la verdad. Eres primeriza, todo es nuevo, y encima los profesionals no se aclaran: que si pezoneras sí, que si pezoneras no. ¿A quién hacer caso? Además, las que sí que estaban a favor, también nos decían siempre que era mejor que intentara sacármelas a media toma para ir acostumbrándolo, que al final era mejor sin, por el contacto con el pezón… pero no había manera. Me agobié muchísimo, ya que me sentía mal por usarlas, pensaba que porqué tenía que pasarme a mí (no conocía a nadie que tuviera que utilizarlas), pero a la vez veía que gracias a ellas podía continuar la lactancia materna con éxito (el niño se soltaba cada vez que me las intentaba sacar).

    La cosa empeoró… Solo tenía un pezón plano, pero al final mi peque se acostumbró tanto a ellas que las ‘pedía’ en los dos pechos (me dí cuenta porque realmente no mamaba bien hasta que me las ponía, tanto en uno como en el otro), así que me tuve que resignar. Hasta que yo misma no me dije que no pasaba nada, que al final lo importante era que tomara mi leche, no me quedé tranquila y en paz conmigo misma por tener que usarlas.

    Un día me dijeron que una chica las pudo dejar a los 9 meses y yo, aunque un poco indrédula, no perdía la esperanza de sacármelas algún día, pero cada día que pasaba lo veía menos claro… Pensé que sería la rara, la que nunca me las podría quitar y, mira por donde, ha costado, pero ¡mi peque ya no las quiere! Poco a poco me di cuenta que las golpeaba durante las tomas, que me las sacaba y que me buscaba el pecho y, aunque me hacía gracia y no me lo acababa de creer, al final sí que pensé que lo hacía porque no las quería.

    Y lo probé. Me las quité y se enganchó. Y ahí seguimos, sin pezoneras! Mi pezón se ha resentido un poco ya que al ser plano siempre le cuesta más engancharse y al hacer más fuerza para sacarlo me queda un poquito más hecho polvo, pero he decidido aprovechar el rechazo, aguantarme si veo que se puede soportar, claro está, y seguir sin ponermelas. ¡La verdad es que estoy muy contenta! Para mi no ha sido nada malo, y no lo es, tener que utilizar pezoneras, pero no podemos olvidar que es muy poco práctico tener que estar limpiando todo el rato la pezonera, que se te enganche bien al pecho, cuando se moja con la misma leche resbala, el niño la mueve con la mano… Un rollo, para qué nos vamos a engañar, pero oye, que van muy bien si realmente las necesitas, así que ánimos a todas las que las están utilizando, ¡no somos ningún bicho raro!

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube