¿Qué pasa si tengo colestasis en el embarazo?

Es una de las patologías del hígado más frecuentes durante la gestación

Si sientes picor intenso en las palmas y plantas de los pies, coloración amarillenta de la piel, náuseas, vómitos y/o dolor en zona derecha superior del abdomen, podrías tener colestasis en el embarazo. Aunque debes consultar con el médico, tranquila, es totalmente reversible y se resuelve sola en el postparto.

Colestasis en el embarazo

La colestasis intrahepática gestacional es una de las patologías del hígado más frecuentes durante la gestación. Se trata de un trastorno que ocasiona un bloqueo de la bilis a nivel de los conductos que tiene el hígado por dentro, es decir, no se puede expulsar correctamente, produciéndose una acumulación de la misma y una dificultad a la hora de digerir los alimentos.

Suele suceder con más frecuencia en el tercer trimestre, normalmente después de las 26 semanas hasta el nacimiento, pero hay referencias de casos diagnosticados desde las seis semanas de gestación.

 

 

Su incidencia es muy variable en la población mundial, estaría entre 10-20 mujeres embarazadas de cada 10.000 en Europa y las tasas más bajas se encuentran en Australia, Asia y EEUU con 1-2/10.000, pero ¿por qué ocurre?

¿Qué causa la colestasis?

En cuanto a las causas de la colestasis intrahepática gestacional (CIG), el origen de este proceso aún no está bien establecido. Se cree, en base a los estudios de los que disponemos, que tiene un origen multifactorial.

Por un lado, hay un claro factor genético implicado ya que, por ejemplo, si una hermana tuya la ha tenido, el riesgo de que tú la padezcas es de 12 veces mayor. Se ha descubierto que ciertas mutaciones en el gen ABCB4 podrían estar relacionadas con este tipo de colestasis, pero no se ha podido aislar un patrón claro de herencia, así que no se sabe cómo se transmite. Por lo tanto, no podemos prever quién la va a heredar y quién no.

 

 

A parte de la genética, también influye el ambiente hormonal del embarazo. La progesterona, hormona por excelencia de la gestación, hace que la musculatura lisa de los conductos biliares esté más relajada y le cueste un poco más realizar su función. Digamos que “ralentiza” el flujo biliar hacia el intestino. De hecho, en algunos estudios se ha visto una relación entre la administración de progesterona oral durante el embarazo y la colestasis intrahepática gestacional. Aunque estos estudios aún son pequeños y no podemos sacar conclusiones claras de ellos, y siempre se utilizarán si el beneficio es mayor que el posible riesgo.

Los estrógenos también están elevados en la gestación, sobre todo en el tercer trimestre. Se cree que se produce una alteración en el metabolismo de estas hormonas sexuales que hace que re-circulen en sangre y agraven el cuadro. A nivel experimental se conoce que, en mujeres con antecedentes de colestasis intrahepática gestacional, se puede inducir un cuadro similar tras el parto cuando se utilizan anticonceptivos hormonales combinados (estrógenos y progesterona) por lo que se considera que estas hormonas tienen un papel importante en la el desarrollo e inicio enfermedad.

Tampoco podemos olvidar los factores ambientales. Es curioso que en los países con más incidencia y, por tanto, los que más datos tienen recogidos sobre esta patología, se haya podido determinar que la enfermedad tiene un claro influjo estacional, siendo más frecuente en invierno que en verano.

 

 

En otros estudios recientes, se está investigando su relación con la permeabilidad intestinal (microbiota, alimentación…) y el déficit de Selenio. Por ejemplo, se ha llegado a establecer que el nivel de selenio en sangre es menor en las embarazadas que han sufrido colestasis intrahepática en relación a las que no. Además, los niveles de selenio de estas mujeres eran más altos en verano (época de menor incidencia).

En cuanto a la permeabilidad intestinal, consiste en una inflamación de bajo grado de las células que recubren el intestino y que deberían hacer una barrera para permitir solo el paso de algunos nutrientes. Pero, es estos casos, dejan pasar partículas demasiado grandes a la sangre, que no deberían estar ahí, como los “restos” de los estrógenos, progesterona y ácidos biliares que se han destruido en el hígado y que vuelven al torrente sanguíneo. Todavía queda mucho por estudiar en este campo, dentro de unos años habrá más respuestas a todas estas incógnitas.

¿Cómo saber si tengo colestasis del embarazo?

¿Qué síntomas produce la colestasis intrahepática gestacional? El síntoma más frecuente (80%) es el picor. Un picor intenso, que aparece o se intensifica por la noche, que no deja descansar. Es típico el inicio en las palmas y plantas de los pies, pero se va extendiendo hacia el centro del cuerpo. Se diferencia de otras patologías que pueden cursar con picor, porque en este caso no hay granitos, ni rojeces, ni manchitas. Eso sí, puede haber lesiones por rascado. Si es tu caso, esto se considera una urgencia, por tanto es recomendable acudir a que te vean.

 

 

Al hacer analítica encontramos los valores de enzimas hepáticas y los ácidos biliares altos, aunque a veces, primero aparece el picor y unas semanas más tarde es cuando se elevan. Por eso es recomendable un seguimiento si la sintomatología persiste.

También puede provocar ictericia (coloración amarillenta de la piel), aunque en este caso habría que descartar otras patologías como la hepatitis. Suele suceder aproximadamente dos semanas tras el inicio del picor y en este punto se puede acompañar también de coloración de la orina oscura, heces pálidas y con grasa debido a la falta de bilis a nivel intestinal, provocando una mala absorción de algunos nutrientes esenciales como la vitamina K. Por eso, dentro de las pruebas que se realizan, se suelen pedir también pruebas de coagulación si es necesario.

Otros síntomas menos específicos pueden ser náuseas, vómitos y dolor en zona derecha superior del abdomen. Por supuesto, ante estos síntomas, siempre se debe acudir a urgencias y se deben descartar otras patologías que pueden cursar de forma similar como el síndrome de HELLP, la hepatitis o la litiasis biliar (comúnmente llamadas piedras).

 

posibles-patologias-embarazo
Aprende a detectar posibles patologías durante la gestación y cómo cuidarte si aparecen con el Seminario Online «Posibles Patologías en el embarazo»

 

¿Cómo se cura la colestasis en el embarazo?

Me han diagnosticado CIG. ¿Y ahora qué? Si ya se ha confirmado la enfermedad, el tratamiento va a ir encaminado a tratar tus síntomas para que te encuentres mejor y en realizar un seguimiento más exhaustivo del embarazo y los niveles de ácidos biliares.

El tratamiento va, según la afectación de los síntomas, desde una loción de calamina hasta antihistamínicos o el tratamiento más famoso, que es el ácido ursodesoxicólico, siendo este el más eficaz para reducir el picor, además de ser seguro durante el embarazo. Si es necesario porque la coagulación materna se ha podido ver afectada, se puede suplementar la vitamina K.

En cuanto a la vigilancia del embarazo, te pueden pedir que vigiles la actividad del bebé, que se mueva en su patrón habitual. Además de hacer monitores semanales desde la semana 37-38 y ecocardiografía fetal si la cifra de ácidos biliares sube demasiado.

 

 

Seguramente te repitan analítica cada dos semanas si todo se mantiene estable. La finalización del embarazo se planteará a partir de la semana 40 si los niveles analíticos están bien, solo se debería ofrecer finalizar antes si los ácidos biliares suben mucho o si hay antecedentes personales de pérdida fetal relacionada con colestasis en embarazos anteriores.

Se vigila al bebé porque hasta hace poco se pensaba que esta patología estaba relacionada con más riesgo de muerte fetal. Pero estudios más recientes nos dicen que este riesgo solo estaría aumentado si el nivel de ácidos biliares estuviera por encima de 100 mmol/L. Para que tengas una referencia, en los controles se vigila que estos ácidos no superen los 40 mmol/L, es decir, mucho antes de llegar a esa cifra crítica, ya se actúa.

Si, llegado el caso, el bebé tiene que nacer de forma prematura, los riesgos serán los asociados a esa prematuridad, por eso siempre se intenta esperar al menos hasta la semana 37 de gestación.

¿Y qué pasa después del parto?

Por suerte este tipo de colestasis se resuelve sola en el postparto y es totalmente reversible. Se calcula que en una media de cuatro semanas después debería haber vuelto todo a su cauce.

 

 

No están indicadas las analíticas durante en el primer mes postparto porque es posible que aún se mantengan las cifras altas, pero sí en la revisión de la cuarentena.

En estos casos, si la mujer decide utilizar anticonceptivos hormonales, lo mejor es priorizar los que no llevan estrógenos para evitar el riesgo añadido.

Hay que tener en cuenta también que las probabilidades de volver a pasarla en siguientes embarazos son altas, se calcula que entre un 40-70% de las mujeres tendrán un episodio en la siguiente gestación, por tanto al primer síntoma habría que consultar a tu matrona de referencia. En cualquier caso, si tienes dudas puedes consultarnos en la Tribu CSC.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud de los Progenitores?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud de los Progenitores y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Qué pasa si tengo colestasis en el embarazo?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube