Niños y piscinas: ¿Qué hacer en caso de alergia al cloro?

Los peques con alergia al cloro lo son también a las pequeñas concentraciones del agua del grifo si la beben, se duchan o utilizan ropa lavada con este agua o con detergentes que contengan cloro

La alergia al cloro es, junto con la alergia al césped, una de las alergias más habituales durante el verano, ya que el cloro está presente en prácticamente todas las piscinas, puesto que es una sustancia que se utiliza para desinfectar el agua. Sus propiedades pueden resultar irritantes y desencadenar reacciones alérgicas. Pero ¿qué hacer en caso de alergia al cloro?

¿Qué queremos decir cuando hablamos de la «alergia al cloro»?

Aunque se ha popularizado esta expresión, en realidad la alergia al cloro no existe. «El cloro no es un alérgeno sino un irritante y sí que da reacción, pero no alérgica sino irritativa», explica la pediatra Gloria Colli, miembro de nuestro equipo de profesionales. Por lo tanto, no hay personas alérgicas como tal a esta sustancia, sino más o menos sensibles a la irritación que puede producir.

Tal y como se especifica en este artículo de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), el cloro puede provocar efectos en las vías respiratorias, en los ojos y en la piel, especialmente en el caso de niños con dermatitis atópica, asma o rinitis alérgica, o en aquellos peques que pasan un tiempo muy prolongado en la piscina.

Síntomas de la alergia al cloro de las piscinas

El cloro es una sustancia que se utiliza para desinfectar el agua de las piscinas, ya que tiene propiedades oxidativas y elimina los agentes patógenos que viven en el agua. Pero es un compuesto que resulta irritante y actúa como desencadenante de reacciones alérgicas. Y es que, aunque no es alérgeno en sí, puede provocar efectos en las vías respiratorias y en la piel en la medida en que se ven incrementados una serie de factores:

  • La cantidad de cloro.
  • El tiempo de exposición.
  • La sensibilidad de la piel.

 

Niños y piscinas: ¿Qué hacer en caso de alergia al cloro?

 

En el caso de los bebés y niños pequeños, al tener una piel más delicada y sensible, y si pasan tiempo prolongado en la piscina, son más susceptibles a sufrir reacciones por el cloro, sobre todo si tienen dermatitis atópica. Asimismo, el riesgo aumenta en el caso de los niños asmáticos y los que sufren rinitis alérgica.

Síntomas causados por el cloro en niños asmáticos

El cloro desinfecta el agua de las piscinas y algunas de sus sustancias quedan concentradas en la superficie del agua, siendo estas las que pueden causar efectos irritantes en la piel, los ojos y las vías respiratorias. La irritación causada por la alta concentración de cloro y las sustancias que este produce puede conducir a la aparición de síntomas de hiperreactividad bronquial, asma y rinitis, sobre todo en niños y adolescentes.

Así, una investigación reciente publicada en la revista Allergy confirma que la inhalación crónica de cloro contribuye a la exacerbación de la inflamación de las vías respiratorias en asmáticos. Por tanto, aquellos niños y niñas con asma que pasan más tiempo en una piscina de agua clorada pueden tener un mayor riesgo de sufrir síntomas relacionados con su enfermedad.

 

 

Asimismo, todo ello puede causar también síntomas de las vías respiratorias en niños y niñas que sufren rinitis alérgica, al causar una inflamación de las fosas nasales.

Síntomas causados por el cloro en los ojos

Los ojos de los niños son más sensibles que los de los adultos y hay que protegerlos de los rayos del sol y otras sustancias. Por ello, tanto el cloro, como los contaminantes introducidos en el agua por los propios bañistas (sudor, restos de cremas, perfumes, saliva, piel muerta, etc.) pueden ejercer un efecto irritante sobre la córnea y resultar perjudicial para los ojos de los niños y niñas.

Es por esto que pueden aparecer síntomas de una conjuntivitis alérgica: picor de ojos y lagrimeo, enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño o inflamación. Dado que estos síntomas pueden confundirse con una infección contagiosa, también muy común en esta época del año, es preferible consultar al pediatra. En la Tribu CSC puedes consultar online a nuestra experta en pediatría, Gloria Colli, o al enfermero pediátrico, Armando Bastida.

 

Aprende a escoger el mejor protector solar para tu bebé, a prevenir picaduras de insectos, cuál es la mejor alimentación para mantenerle hidratado en esta época del año y mucho más con el Seminario Online «Prepárate para el verano»

 

Síntomas causados por el cloro en la piel

Un exceso de cloro y una prolongada exposición al mismo también pueden provocar ciertas lesiones en la piel como consecuencia de su efecto irritante. Los niños y niñas con dermatitis atópica son especialmente vulnerables porque su piel es más delicada y sensible. Esto la hace ser más susceptible a la entrada de sustancias irritantes.

En estos casos, el cloro puede producir eccemas, enrojecimiento, picor de piel y sequedad de la misma. Estas reacciones se suelen producir, sobre todo, en las zonas del cuerpo en las que la piel hace pliegues, como detrás de las rodillas o delante de los codos, las ingles, axilas o el cuello.

¿Qué hacer en caso de «alergia al cloro»? 

Si es el caso de tus peques, aprende a identificar sus síntomas y procura llevarles a piscinas de agua salada. Si esto no es posible, acostúmbrales a bañarse siempre con gafas de agua y ayúdales a aclarar en las duchas muy bien su piel después de cada baño en la piscina. Haz que estos, además, sean baños de corta duración.

 

primeros-banos-verano
Descubre cómo hacer que los primeros baños en la piscina y la playa sean seguros y divertidos para tu peque, qué herramientas de flotación son más adecuadas y a qué edad comenzar a enseñarles a nadar con el Seminario Online «Los primeros baños del verano»

 

En el caso de sufrir síntomas respiratorios tras haberse expuesto al agua clorada, lo recomendable será seguir el tratamiento pautado por el médico en niños con asma y rinitis alérgica. En caso de no tener diagnosticada ninguna alergia, pero persistir los problemas respiratorios tras el baño en la piscina, es conveniente consultar con el pediatra para valorar cada caso de forma individualizada.

En cuanto a los síntomas de conjuntivitis, estos deben tratarse de forma inmediata para aliviar las molestias de los peques. Si estos tienen pautada una medicación de rescate por su médico (normalmente suelen ser antihistamínicos, por vía oral o colirio), se les administrará a la mayor brevedad posible. Además, suele ser útil el uso de compresas frías para aliviar el picor, así como los lavados con suero fisiológico.

Por último, las lesiones cutáneas ocasionadas por el cloro, como los eccemas, suelen ser tratados con antihistamínicos por vía oral recetados para el picor. El especialista valorará la necesidad de aplicar corticoides o inmunomoduladores según el caso y en función de la lesión. Además, será necesario aplicar cremas hidratantes para restaurar la piel.

 

¿Cuáles son los síntomas de falta vitamina D?

 

Cómo evitar la «alergia al cloro» de piscina

Si queremos prevenir, mejor que curar. No hay remedio mejor para la irritación causada por el cloro de la piscina que evitar el contacto con él, por lo que lo más aconsejable sería priorizar los baños en piscinas de agua salada, la playa o inmersiones en agua dulce como la de los ríos y lagos

Consejos para prevenir los problemas derivados del cloro

Desde SEICAP recomiendan seguir unos consejos para que los baños en piscinas durante el verano sean seguros y se puedan prevenir los problemas derivados del cloro en los bebés, niñas y niños pequeños:

  • Ducharse antes y después del baño para que la piel entre lo más limpia posible al agua de la piscina y se retiren los restos de cloro y otros agentes al salir.          
  • Aplicar cremas emolientes e hidratantes: una piel bien hidratada fortalece la barrera cutánea frente a agentes externos irritantes como el cloro. Las cremas hidratantes y emolientes tras el baño resultan eficaces para ello porque previenen las lesiones en la piel. Además, será necesario aplicar protector solar resistente al agua.
  • Evitar los baños prolongados: aunque esto resulta complicado con los niños, si estos tienen problemas de alergia respiratoria o asma, dermatitis atópica o conjuntivitis, es mejor que los baños sean cortos y breves para reducir su exposición al cloro.      
  • Usar gafas de agua y hacer lavados de suero fisiológico al salir: es muy recomendable cuidar los ojos sensibles de los peques y, para ello, es muy útil que se acostumbren a utilizar gafas de agua y explicarles que no deben rascarse los ojos al salir de la piscina. En caso de picor o enrojecimiento, se aconseja hacer lavados con suero fisiológico.
  • Elegir otro tipo de piscinas: en la actualidad son cada vez más las piscinas que no utilizan el cloro para desinfectar el agua, sino que recurren a otros métodos como rayos ultravioletas, ozono o sal.    
  • Evitar los detergentes con cloro: cerciorándonos siempre leyendo la etiqueta.
  • Llevar siempre la medicación de rescate: los menores con asma o alergia respiratoria, así como los que tienen dermatitis atópica, deben llevar siempre consigo en el botiquín de viaje la medicación de rescate para contrarrestar cualquier reacción que pueda suceder en sus vacaciones.

 

Descubre qué debes tener en casa y qué no para medicar antes de ir al médico con el Seminario Online «Botiquín Infantil»

 

Si, a pesar de reducir su exposición al cloro, sospechas que tu peque puede ser especialmente sensible a padecer una reacción o irritación por causa de esta sustancia, lo mejor es que lo consultes con su pediatra o le lleves al especialista para que puedan valorar su casa y comprobar la causa.
 
 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Niños y piscinas: ¿Qué hacer en caso de alergia al cloro?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Apúntate gratis al Congreso CSC
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube