Montessori en casa, ¿por dónde empezar?

La importancia de permitirles ser autónomos desde pequeños

Son muchas las ocasiones en que las familias se acercan a preguntarme, interesadas en la Pedagogía Montessori, porque quieren saber sobre esta filosofía pero les es imposible llevar a sus peques a una escuela de este tipo, y no saben por dónde empezar en casa.

Así que esa es la razón por la que he decidido preparar este artículo en el que voy a resumir las ideas más importantes, ¿te animas a apuntarlas y ponerlas en práctica?

En primer lugar, muchas veces se asocia Montessori a algo elitista o excesivamente caro, y yo quiero luchar por que esto vaya cambiando poco a poco, ya que esa no era precisamente la idea inicial de María Montessori, sino más bien todo lo contrario.

Es cierto que los materiales Montessori son algo menos económicos que los más habituales que crean las grandes fábricas de marcas infantiles, pero es que no tiene nada que ver una cosa con la otra. Con mi hija mayor tuve un montón de juguetes de plástico, de esos de colores llamativos, con luces y músicas que a veces no hacían otra cosa que sobre-estimular. Sin embargo, con mi peque he cambiado mucho. Prefiero ahorrar y adquirir un material que le va a durar “toda la vida”, con el que no se va a cansar de jugar y explorar, que tenga un propósito educativo y si puede ser que sea de materiales naturales, hecho por fabricantes artesanos.

Montessori es una filosofía de vida

También es importante recalcar que Montessori no es una línea de materiales, ni una marca, sino que en realidad es toda una filosofía de vida. Esta imagen del blog “Guía Montessori” lo explica muy bien:

Por otro lado, no sé si os habrá pasado a vosotros, pero en casa, cuando llegan los regalos de navidad, los peques se ponen a abrirlos con mucho entusiasmo y nerviosismo, ¡y muchas veces al pequeño le entretiene más el envoltorio o la caja que el propio regalo en sí!

Y es que muchas veces es difícil salirse de esta presión social impuesta por el capitalismo que nos arrastra a no dejar de consumir¡Que paren el mundo que me bajo! ¡Y a ver cómo le explico a toda la familia que queremos limitar el número de regalos que reciben los peques, esa es otra guerra!

Pues bien, si tú también has hecho estas reflexiones y tienes ganas de hacer un cambio… ¿por dónde empezamos? Como decía anteriormente, esto en realidad es una filosofía de vida, que empieza por un profundo cambio interior del adulto. Cuando acudí al primer curso Montessori quedé profundamente impactada, y esto fue la semilla que me hizo comenzar un precioso camino hasta que terminé formándome como Guía. Es es un proceso largo, en realidad, en el que te recomienzo que comiences leyendo y reflexionando mucho, cuestionándotelo todo y pensando cómo quieres acompañar a tu hija/o en su desarrollo y educación.

El respeto a los niños y a su capacidad de ser autónomos

En casa hay mucho que podemos hacer los padres. La pedagogía Montessori se caracteriza por una mirada de profundo respeto y admiración por la infancia. Trata sobre todo de desarrollar la autonomía del niño desde edades muy tempranas, (es impresionante ver a los peques de entre 1 y 2 años haciendo casi todo cuando entras a un salón Montessori en una escuela), de fomentar que pueda construir su propio aprendizaje a través de la exploración y de mantener viva esa llama que el ser humano tiene de descubrir cosas nuevas, (y no apagarla, como hacen a veces en las escuelas tradicionales).

Concédete diez minutos para ver este vídeo (de unas dos horas resumidas en 11 minutos); disfruta y piensa imaginándote a tu peque así, o ti misma/o así cuando tenías esa edad… ¿no te parece impresionante?

Y ahora, te propongo que hagas un ejercicio de tratar de ver el mundo desde los ojos del niño, y así, adaptarlo para que no sienta que está en un lugar de gigantes que no es para él, sino todo lo contrario.

Diseñando un lugar de pequeños

A la hora de diseñar los espacios de casa, lo importante es que se haga pensando en estos seis puntos:

  • Seguridad
  • Autonomía
  • Libertad
  • Sentido de pertenencia
  • Belleza
  • Practicidad

Afortunadamente cada vez hay más fabricantes artesanos que realizan mobiliario adaptado para el hogar, y también podemos encontrar cositas muy interesantes en esa tienda de decoración sueca que todos conocemos, (no es mi intención hacer publi aquí), ¡así que ya no hay excusas!

Comencemos por su habitación

Para poder ver resultados concretos voy a darte algunas ideas clave para que puedas empezar por alguna parte de la casa. Dado que cuando llega un niño a nuestras vidas solemos “redecorar” una habitación con mucha ilusión, es un buen momento para sentar unas buenas bases.

1. Cama Montessori

No voy a entrar en detalles sobre la decisión de hacer colecho o no, o del momento en el que el peque debe ir a dormir a su habitación, porque eso es una decisión de cada familia, pero sí que me gustaría reflexionar sobre el hecho de que María Montessori veía las clásicas cunas casi como cárceles, donde el niño no tiene libertad de movimiento y depende del adulto para poder salir de ahí… Por eso lo ideal es colocar una cama a ras del suelo o lo más bajita posible, ¡incluso hay algunas preciosas en forma de casita que enamoran a cualquier niño!

2. Luz y materiales naturales

Este es otro punto importante que no debemos obviar. Dejemos un poco de lado los colores estridentes y volvamos a amar la sencillez de lo natural, la belleza de la madera, de los rayos de sol entrando por la ventana…

3. Espejo

Para los peques es muy importante tener oportunidad de reconocerse, de contemplar su reflejo y empezar a amar a “su mejor amigo”, el único que le acompañará toda la vida. Hoy en día podemos encontrar fabricantes que hacen algunos “irrompibles” que no son nada peligrosos, o inclusos algunos que son como una tela enrollable.

4. Mesita, librería, armario y muebles a su altura

Si queremos fomentar de verdad la autonomía desde bien pequeños necesitamos que todo esté accesible para ellos, así que qué mejor que ponérselo fácil. Un armario adaptado donde pueda elegir su ropa cuando llegue el día, un rincón de lectura donde seleccionar sus cuentos preferidos para cada noche, una mesita donde pueda sentarse a “trabajar”, una estantería a su alcance donde clasificar todo el material…

5. Algunos ejemplos

Aquí comparto algunas cuentas de Instagram donde puedes encontrar mucha inspiración:

 

¿Quieres saber más?

¿Te gustaría saber más? La verdad es que hay muchísimas ideas para poner en práctica en casa, y no solo centrándonos en su habitación. Son tantas que este artículo se queda muy corto para expresarlas todas.

Por eso en Criar con Sentido Común hemos preparado un webinar en el que voy a dar ejemplos para cada parte de la casa, incluso contando dónde podemos comprar cada cosa, por si queremos ir preparando nuestra particular carta de los Reyes Magos, o para cuando alguien nos pregunte aquello de “¿Qué le regalo?”.

Aquí te dejo el enlace con toda la información, y recuerda que puedes verlo sin coste añadido si formas parte de la comunidad CSC. ¡Qué ganas tengo de que llegue el día!

PD: Nos encantará leerte si te apetece compartir fotos o ideas de cómo tienes la habitación si ya la has preparado.

¡Te leo en los comentarios!

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un grupo de Facebook secreto y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la comunidad "Criar con Sentido Común"


Más Información

0 comentarios en "Montessori en casa, ¿por dónde empezar?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *