Cómo evitar el déficit de hierro en niños alimentados mediante BLW

Una de las preocupaciones más frecuentes que suelen tener las madres de bebés que se inician en la alimentación complementaria siguiendo el método BLW es el miedo a que desarrollen una ferropenia o déficit de hierro.

Qué es el BLW

Para el que no lo conozca, el BLW o método Baby Led-Weanig, es un método de introducción de la alimentación complementaria en el bebé que consiste en dejar que el bebé regule la ingesta de lo que come, la cantidad, el tiempo que tarda en comer… ya que es él solito el que lo hace; nosotros no le metemos la comida en la boca si no que lo hace él agarrándola con sus manitas. Para ello, estos alimentos tendrán consistencia sólida, aunque con una textura y forma de cocción adecuada para el bebé, y será algo así como un aprendizaje y un descubrimiento de lo que será su alimentación en un futuro no muy lejano. También es conocido como ‘Alimentación dirigida por el bebé’ y debe ser a demanda al igual que la lactancia. Aquí os dejo el link del curso sobre BLW que hemos realizado desde Criar con Sentido Común.

Este método parece ser más respetuoso con el niño, ya que respeta sus señales de saciedad y cada vez más familias lo llevan a cabo. Ojo, no es una moda (antes de que existiera la minipimer ya se les daba de comer así a los niños), más bien se podría decir todo lo contrario, que lo que ha sido una moda durante los últimos años es darle potitos y papillas a los bebés. Algo así está pasando también con la lactancia materna: hay quien dice que se está poniendo de moda dar el pecho, pero nada más lejos de la realidad, dar el pecho no es una moda, es lo natural de nuestra especie. Lo que ha pasado es que durante unos años (bastantes) hubo un boom de las leches artificiales y por un largo tiempo se hizo creer a la madres que era lo mismo la leche materna que la leche de fórmula y aportaba los mismos beneficios, cosa que ahora se sabe con certeza que no es cierto.

Pues bien, un aspecto que preocupa a muchas madres y padres cuando su bebé se alimenta así es el de la ingesta de hierro, que su niño no tenga falta de hierro con este método (ya que sobre todo al principio, las ingestas de alimentos pueden ser menores que con el método “tradicional” de papillas).

Las reservas de hierro de los bebés

Vayamos pues con ello. Para empezar decir que el método BLW se puede hacer bien y se puede hacer mal (si uno no está bien asesorado y si el abanico de alimentos ofrecidos al bebé no es el adecuado o si no tenemos ciertos aspectos en cuenta, se pueden hacer las cosas mal).

El bebé cuando nace lo hace con unos depósitos de hierro suficientes como para cubrir sus necesidades durante los primeros 6 meses de vida (a menudo tienen para más tiempo, sobre todo si el pinzamiento del cordón umbilical se hace, al nacer, después de al menos unos dos o tres minutos). Durante ese primer semestre, la leche materna (o leche de fórmula, que va enriquecida con hierro) sumado a los depósitos de hierro que tiene el niño, hacen que sea suficiente para tener unos niveles óptimos de hierro.

Cuando se cumplen los 6 meses aproximadamente se empieza con la alimentación complementaria y debemos saber qué alimentos ofrecer y cómo ofrecerlos para que el bebé no padezca una ferropenia, ya que en esta etapa los requerimientos de hierro se ven aumentados (al irse agotando los depósitos del mismo, depende mucho más del hierro que reciba con la alimentación).

Los alimentos  más ricos en hierro (o mejor dicho) alimentos con más cantidad de hierro de buena absorción (Hierro hemo), cuya absorción viene a ser del 25%, son los siguientes alimentos de origen animal: carnes, vísceras, pescados y mariscos.

También encontramos hierro, aunque de peor absorción (Hierro no Hemo), cuya absorción oscila entre el 1 y el 5%, en alimentos de origen vegetal como las legumbres, los cereales, frutos secos y verduras (en especial las verduras de hoja verde) y también en la yema del huevo.

Dicho esto parece lógico pensar que la principal fuente de hierro serán aquellos alimentos de origen animal ricos en Hierro Hemo pero no debemos menospreciar los alimentos con hierro No Hemo pues teniendo en cuenta ciertas premisas podemos aumentar su absorción y hacer que sean una fuente aceptable de hierro. Así que veamos pues qué podemos hacer para aumentar la ingesta y/o la absorción de Hierro:

Cómo aumentar la ingesta y/o absorción de hierro

1. Consumir alimentos que favorezcan la absorción del hierro No Hemo:

  • Acompañar los alimentos ricos en Hierro No Hemo con verduras y frutas: Especialmente aquellas verduras y frutas más ricas en vitamina C (frutas, brócoli, tomate, coliflor, pimiento…), ya que esta vitamina favorece su absorción. Por otro lado, la fructosa (presente en la fruta) también la favorece, como también lo hace el ácido cítrico (presente en mandarinas, pomelos, limón…). Esto se consigue, por ejemplo ofreciéndoles fruta de postre a los bebés, y mejor si son cítricos, o también ofreciendo en el desayuno al bebé pan con aceite y tomate o algo de fruta: ya que nuestro bebé no desayuna la típica papilla de cereales, aprovechemos para añadirle los ingredientes que queramos. Así con el tomate o la fruta aumentaremos la absorción del hierro del cereal.
  • Consumir a la vez alimentos ricos en hierro en forma Hemo: Esto es aconsejable puesto que el Hierro Hemo favorece la absorción del Hierro No Hemo. Por ejemplo: un plato de garbanzos con trozos de pollo, una paella también con pollo u otra carne (tanto los garbanzos como los cereales tienen hierro No Hemo).

2. Introducir de forma precoz los alimentos ricos en Hierro Hemo.

Recordamos que este se encontraba en carnes, pescado, vísceras y marisco. Es decir, que debemos introducirlos cuanto antes a partir de los 6 meses, ya que además de aportar hierro de buena absorción y biodisponibilidad favorecen la absorción del hierro No Hemo. Uno de los alimentos con mayor cantidad de hierro son los moluscos, por ellos introducirlos a una edad temprana es beneficioso para prevenir la ferropenia.

Hace no mucho se recomendaba introducir estos alimentos más adelante por ser considerados potencialmente alergénicos, pero estudios recientes muestran que retrasar la introducción de los alimentos potencialmente alérgicos no reduce la frecuencia de alergia y que incluso podría incrementar el riesgo de atopía (1-3) y las evidencias científicas actuales sugieren que la tolerancia a la comida debería estar mediada por una exposición temprana y regular a las proteínas que podrían actuar como posibles alérgenos (4). Por ello las entidades de referencia como AAP(5), EAACI(6), ESPGHAN(7) y  EFSA(8) reconocen que no hay evidencias que justifiquen posponer la introducción de los alimentos reconocidos como alérgenos comunes con el objetivo de prevenir alergias, por tanto, podemos e incluso es beneficioso introducirlos desde el inicio de la alimentación complementaria.

Para que sea más fácil su consumo podemos hacer preparaciones que los incluyan como por ejemplo un paté de mejillones que ofreceremos al bebé untado en pan. Albóndigas de ternera, pastel de carne y calabacín (Al final del artículo os dejo algunas recetas).

Sobre los metales pesados que acumula el marisco (cadmio), por si os lo estáis preguntando, recordaros que se aconseja evitar la cabeza de gambas, cigalas y langostinos, y el cuerpo de los crustáceos parecidos al cangrejo. Y sobre el tema de que los moluscos son filtradores, AECOSAN nos lo aclara en este documento donde se especifica que el riesgo se encuentra en consumirlos crudos.

3. Incluir estos alimentos ricos en Hierro en más comidas

Como por ejemplo en la cena (cuando los bebes alimentados de papillas suelen tomar simplemente papilla de cereales). Lo que se puede hacer por la noche, en lugar de darle una papilla de cereales como a los niños que no siguen el método BLW, es ofrecerle para cenar pescado, y si lo acompañamos con alguna verdura rica en vitamina C como el brócoli, además del Hierro Hemo que aporta el pescado estamos favorecemos la absorción del hierro No Hemo del brócoli. La OMS recomienda durante este periodo de diversificación alimentaria, tomar como mínimo una ración de carne, ave o pescado al día y la AAP recomienda la ingesta de 2 raciones al día de alimentos ricos en hierro.

4. Evitar los alimentos ricos en calcio en las comidas principales

Ya que el calcio dificulta la absorción del hierro. Por ello es recomendable evitar los postres lácteos (esto va sobre todo por los niños mayores de un año que ya pueden tomar yogures). Si se da pecho podría ser útil separar la toma de pecho de la comida unos 30 minutos.

5. Reservar los alimentos que contengan inhibidores de la absorción del hierro fuera de las comidas principales

Es preferible ofrecerlos en desayuno y merienda.

6. No administrar leche de vaca o bebidas vegetales como bebida principal antes de cumplir el año de edad

Porque no son una buena fuente de hierro y además desplazarían el consumo de leche materna (con alta biodisponibilidad de hierro) o de leche de fórmula enriquecida con hierro.

7. Fermentar el cereal o remojar las legumbres

¿Por qué? En las legumbres y cereales se encuentra un antinutriente, el ácido fítico. Este inhibe la absorción de hierro No Hemo presente en el propio cereal y en la legumbre, pero técnicas como el remojado de las legumbres (al menos 24 h) o la fermentación del pan hacen que el ácido fítico se hidrolice y así ya no inhiba la absorción del hierro No Hemo. Es decir, que mejor que dar los copos de avena en leche directamente sería cocerlos un poco en leche haciendo gachas o en forma de pan.

¿Cuánto hierro tienen los alimentos?

Aquí os dejo un listado de contenido medio aproximado de hierro de algunos alimentos:

Fuentes de Hierro Hemo

(mg de hierro por 100 g de porción comestible del alimento):

  • Almejas, chirlas, berberechos 24 mg
  • Hígado de cerdo 13 mg
  • Hígado de pollo 7,9 mg
  • Mejillones y codorniz 7,7 mg
  • Caballo 7 mg
  • Sangre de cerdo 6,6 mg
  • Solomillo de buey 5 mg
  • Hígado de ternera 5 mg
  • Chuleta de cordero 3,2 mg
  • Lengua de ternera 3 mg
  • Sardinas, solomillo o costillas de ternera 2,6-2,8mg
  • Vieiras 2,4 mg
  • Muslo de pavo,  pato y langostinos 2 mg
  • Lomo de cerdo, pierna de cordero 1,8 mg
  • Calamar y similares 1, 7 mg
  • Chuleta de ternera 1, 6 mg
  • Pollo, conejo 1, 5 mg
  • Solomillo de cerdo 1, 3 mg
  • Paleta de cordero o cerdo 1,1-1,2 mg
  • Chuleta de cerdo 0,8 mg
  • Pescado azul 1-1,3 mg
  • Pescado blanco 0,7-1,1 mg

Fuentes de Hierro No Hemo

(mg de hierro por cada 100 g de porción comestible del alimento)

  • Soja seca 9,7 mg
  • Gérmen de trigo 8,5 mg
  • Perejil 7,7 mg
  • Garbanzo seco 6,8 mg
  • Harina de almendras 6,3 mg
  • Lentejas, judías blancas, judías pintas 6,2 mg
  • Gofio de trigo 5,73 mg
  • Haba seca 5,5 mg
  • Harina de castaña 5,1 mg
  • Crema de cacahuetes 4,9 mg
  • Avena 4,72 mg
  • Maíz 4,3 mg
  • Harina de avena 3,8 mg
  • Harina de trigo integral 3,5 mg
  • Grelos y nabizas 3,1 Crema de anacardos 2,8 mg
  • Harina de centeno 2,7 mg
  • Harina de maíz 2,4 mg
  • Huevo 2,2 mg
  • Guisantes hervidos 1,5 mg
  • Brócoli 1,4 mg
  • Judía verde hervida 1,2 mg
  • Harina de trigo 1,1 mg
  • Espagueti integral hervido 1,06 mg

Un par de recetas ricas en hierro

Y aquí os dejo un par de recetas ricas en hierro:

Receta de paté de mejillones:

Ingredientes:

70 g de mejillones a vapor (sin la concha)

1/2 patata pequeña

1/2 aguacate maduro

1/2 cebolleta

Una cucharadita de zumo de limón

AOVE (Aceite de oliva virgen extra).

 

Elaboración

Cocer la patata y pelarla, cocinar los mejillones al vapor y limpiarle las barbas, y rehogar la cebolleta en la sartén cortada muy finita (hasta que se poche).

Triturar bien (en un vaso batidor o en un procesador) la patata cocida + el aguacate + la cebolleta pochada + el zumo de limón. Una vez hecha la crema añadimos los mejillones al vapor un chorreoncito de AOVE y volvemos a triturar. Conservarlo en la nevera.

 

Albóndigas de ternera:

Ingredientes:

½ kilo de carne de ternera

2 dientes de ajo

Harina de garbanzo

1 huevo

 

Elaboración:

Picar los ajos y echarlos junto al resto de ingredientes en un bol. Mezclar bien hasta que quede una masa homogénea. Dejar reposar media hora. Dar forma a las albóndigas y las rebozamos en harina de garbanzo. Cocinarlas al vapor durante 30 minutos aproximadamente (se puede hacer en una vaporera, en el microondas o en una cesta dentro de una olla grande con agua hirviendo).

Ofrecerlas con verduras ricas en vitamina C de guarnición y fruta de postre.

¿Quieres saber más?

Espero que estas recomendaciones os sirvan de ayuda para llevar a cabo la aplicación del método BLW con mayor tranquilidad, y recordad que este domingo impartiré un Seminario Online con un montón de consejos para hacer el Menú Semana de los bebés de más de 6 meses:

 

Fotos: Kurt, Donnie Ray Jones en Flickr

Bibliografía:

  1. Snijders, BE. ; Thijs, C. ; van Ree, R. ; van den Brandt, PA. Age at first introduction of cow milk products and other food products in relation to infant atopic manifestation in the first 2 years of life : the koala birth cohort study. Pediatrics, 2008 ; 122 : e115-22.
  1. Nwaru BI, Erkkola, M. ; Ahonen, S. ; Kaila, M. ; Haapala, AM. ; Kronbeqg-Kippili, A. et al. Age of introduction of solid food during the first year and allergic sensitization at age 5 years. Pediatrics. 2010; 125: 50-9.
  2. Nwaru, BI. ; Takkinen, HM. ; Niemelti, O. ; Kaila, M. ; Erkkola, M. ; Ahonen, S. et al. Timing ofinfant feeding in relation to childhood asthma and allergic diselse. J.Allergy Clin Immunol. 2013; 131:78-86.
  3. Prescott, SL. ; Smith, P. ; Tang, M. ; Palmet, DI. ; Sinn, J. ; Huntleh sJ. et al. The importance of early complementary feeding in the development of oral tolerance concerns and controversies. Pediatric Allergy Immunol. 2008 ; 19 : 375-80.
  4. Greer, FR. ; Sicherer, Sh. ; Burks, AW. American Academy of Pediatrics Committee on Nutrition, American Academy of Pediatrics Section on Allergy and Immunology. Eftects of early nutritional interventions on the development of atopic disease in infants and children : the role of maternal dietar) · restriction,breastfeeding, timing of introduction of complementary foods and hydrolyzedformulas. Pediatrics. 2008 ; 121 : 183-91.
  5. De Silva, D. ; Geromi, M. ; Halken, S. ; EAACI Food Allergy and Aniphylaxis Guidelines Group. Primary prevention of food aller8y in children and adults systematic review. Allergy. 2014 ; 69 : 581-9.
  6. Agostoni, C. ; Decsi, TF. ; Ewtrell, M. ; Coulet, O. ; kolacek, S. ; Koletzko, B. ; et al.CompJementary feeding a commentary by the ESPGHAN Committee on nutrition. J Ped GastroenteTol Nutr. 2008 46:99-\110.8. EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies (NDA). Scientific Opinion on the appropriate age for introduction of complementary feeding of infants. EFSA J. 2009 ; 7 (12) : 1423-61.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un grupo de Facebook secreto y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la comunidad "Criar con Sentido Común"


Más Información

4 comentarios en "Cómo evitar el déficit de hierro en niños alimentados mediante BLW"

  1. Me ha encantado, ha resuelto muchas dudas. Gracias. P.D.: lo he compartido en varios grupos de mamas.

  2. Hola,
    Algún consejo para los bebes que no comen carne? Si pescado, huevos i lácteos. Gracias

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *