Mi bebé no iba… (por Aurora Fernández)

Mi bebé no iba a ser llorón, ni exigente, ni inconformista. Mi bebé sería tranquilo, sumiso y dócil, de esos que la gente etiqueta, sin saber el daño que hacen, como “buenos”, como si los que no son así fuesen ¿malos?, porque su madre y su padre fuimos bebés fáciles, y Leo, cómo no, por la lógica aplastante de la genética, lo sería también.

Mi bebé se dormiría solo, sin mecerlo hasta dejar de sentir los brazos, sin cantarle en bucle la misma nana una y otra y otra y otra vez… sin la teta, sin dejarme las lumbares paseándolo por toda la casa a las 3:00 am. Le encantaría su hamaquita, y estaría sin rechistar todo el tiempo que yo necesitase, sería un poco difícil al principio, pero terminaría acostumbrándose, a eso y a la trona, al parque, a la cuna y a todos los cachivaches inútiles que con tanta ilusión compramos las primerizas, se acostumbraría tarde o temprano… como todos los bebés.

Nunca iría al baño con él encima (¡estamos locos!), ni tendría que interrumpir una y mil veces cualquier tarea que tuviese el valor de empezar. Mi bebé no berrearía, porque eso lo hacen los bebés con mucho carácter y yo nunca iba a tener un bebé con tanto genio, jamás.

Mi bebé se dormiría plácidamente en el coche, todos sabemos cuánto les gusta el coche a los bebés, ¡es cómo un somnífero para ellos!, y si aún no lo sabes, no te preocupes, ya se encargarán de recordártelo. Y por las noches, a partir de los 5-6 meses ya a dormir de un tirón, un bibi de cereales, y ¡“listo papeles” hasta las 8 de la mañana mínimo!

Y por encima de todo, mi bebé nunca me pondría al límite de mi paciencia, nunca tendría unas ganas indecibles de rendirme, de gritar, de llorar, de salir corriendo… porque aunque todo el mundo te dice que es duro, jamás piensas que tendrás un bebé más intenso que la mayoría, eso le pasa a otras mamás, pero no a ti.

Y después llegó Leo, y todos mis “mi bebé nunca” se fueron al traste, se desvanecieron, la realidad me dio en la cara, y mi bebé es quien ES, lejos de todas mis expectativas, porque las expectativas son sólo eso…

Si al principio de toparme con el término de Alta demanda tenía alguna duda de que lo fuese, o más bien miedo de aceptarlo, hoy en día no me queda ninguna, pero por encima de todo me ha enseñado una lección de vida que todos intentamos llevar por bandera y casi nunca cumplimos, he aprendido a vivir el presente, INTENSAMENTE, a apreciar lo realmente importante, la validez de lo insignificante y la felicidad de las pequeñas cosas.

Mi hijo, con tan sólo 14 meses, me está ayudando a crecer, a ser más feliz y a querer ser mejor persona, a superarme, a reponerme y a darme cuenta que lo único importante es que podemos disfrutar de la vida juntos. Si tiene un mal día o un mal rato lo sobrellevamos porque pasará, y cuando está bien, contento y feliz, exprimimos cada segundo, cada momento con él es único, es único
en su sensibilidad cuando me acaricia, en su mirada de enamorado de mamá, en su risa exagerada y contagiosa, en su determinación, su creatividad… es un “disfrutón” de la vida, en todas sus facetas.

Si tienes un bebé AD, sé lo duro que es, sois súper [email protected], rodéate de gente que te apoye, que sea empática, que no te juzgue. Haz todo lo que te ayude a sobrellevar mejor la intensa demanda de tu bebé, TODO, sin sentirte mal, sin remordimientos, sin CULPA. Llora,
desespérate, maldice, manda todo a la mierda, date un paseo [email protected], respira, cuenta hasta cien y vuelve a empezar.

Y por encima de todo disfruta, ¡¡¡DISFRUTA DE CADA MOMENTO!!! Porque todo pasará, porque no será así para siempre, porque poco a poco irá manejando sus emociones y aprenderá a expresarse, porque por encima de todo eres su mundo y sólo quiere estar contigo, que le beses, que le abraces, porque su felicidad absoluta eres TÚ.

Dedicatoria:

A todos [email protected], que brilláis con luz propia… Mara, Oihan, Laia, Ana, Emilia, Hugo’s, Nora, Adriana, Ángel, Iñigo, David, Luca, Áxel, Joaquín, Nara, Aina, Valeria, Queralt, Victoria, Yadiel, Helena, Javier, Ariadna, Theo y Jon. Y por supuesto a ti Leo, gracias por venir a este mundo.

Si quieres saber más sobre los bebés de Alta Demanda

Este domingo 3 de diciembre iniciamos un ciclo de tres seminarios online para hablar de los bebés de alta demanda. En el primero de ellos explicaremos cómo son, cómo actúa la gente del entorno al ver su comportamiento y cómo nos hace sentir a los padres y madres; en el segundo ofreceremos todas las posibles ideas, trucos y soluciones para hacer de su crianza algo un poco más llevadero; y en el último hablaremos de cómo es la educación y crianza de estos bebés cuando ya han crecido un poco y pasan a ser “niños de alta demanda”.

Podéis inscribiros aquí, tanto al ciclo completo como a los seminarios de manera individual, y recordad que si formáis parte de la comunidad “Criar con Sentido Común” podéis asistir sin coste añadido.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un grupo de Facebook secreto y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la comunidad "Criar con Sentido Común"


Más Información

14 comentarios en "Mi bebé no iba... (por Aurora Fernández)"

  1. Como se.sabe.si tu bebe es de.alta demanda?

    • Hola! Puedes leer 3 articulos de armando en bebés y más : “Características de los bebés de alta demanda I,II y III”. Además Mónica San Martín, referente en el tema por tener dos hijas AS,también tiene varios posts y una guía en su blog que pueden ayudarte

  2. Preciosas y sabias palabras…. ❤

  3. Mi hija es de alta demanda,mr siento totalmente identificada, muchas gracias ppr las palabras de appyp y respeto

  4. Pues con mellizas AD se hace un poco cuesta arriba… pero ahora que cumplieron 15 meses va un poco mejor… Y vendran otras cosas que podremos afrontar juntos de nuevo… Nos gustan los retos y sobretodo nuestras hijas… Con las que duermo, como y…. pegadas a nosotros….?

  5. Me has saltado la lagrimas, xk cada una de tus palabras son ciertas, xk la gente nos hace sentir mal…. xk la culpa es nuestra ( x cogerlo, x mimarlo, x meterlo en la cama, x darle el pecho en vez del bibi…. Enfin…) de verdad te comprendo todo lo q has dixo y lo mjor es hacer oídos sordos y disfrutar del regalo tan grande q nos ha dado la vida, [email protected] [email protected] de alta demanda! Q a pesar de agotarnos, saben agradecerlo de una manera especial y eso solo las q lo estáis viviendo o lo habéis vivido lo sabéis.

  6. Hermoso! Mi beba de 18 meses es alta demanda. Todo lo que nombras me pasó y me pasa. Es tan difícil a veces que los demás lo entiendan! !terminas sintiéndote sola.

  7. Ay cómo te entiendo!!! Ahí está el coche de perchero y con el segundo fular que ya necesita un nuevo lavado. Aprendí a lavarme los dientes con ella upa, a cocinar, a vivir en la mugre a cambio de acostarnos un rato juntas. Ella sólo duerme en contacto físico conmigo. Ya está. Muchos no me creen, no me entienden, creen que exagero. Mi beba sabe que no. Cada día la amo más intensamente.

  8. Me encanta disfrutar de mi niña, de todos y cada uno de los días desde que estamos juntas, es agotador pero como dices ya pasará cada día, cada etapa, solo lo viviremos una vez, me encanta cuando ve que me hago pupita y viene a decir mamá tranquila y me toca con sus manos quitando el dolor que siento en el momento, tiene un poder de amor, del amor más hermoso que se puede tener por una persona…

  9. Mil gracias por los preciosos comentarios, sois unas super mamás!!! No lo dudéis ni un instante, y nuestros hijos un regalo increíble que nos ha dado la vida. ?

  10. Mi bebé de casi 14 meses también se llama Leo y es igual al tuyo… y yo era de las que creía que se lo sabía todo e iba a tener bebé-muñeco… gracias por tu articulo ;P

  11. Yo fui AD, aunque de aquella no había nombres, así que contemplaba la posibilidad de que mi peque lo fuese. Mi madre me dijo una vez que yo había sido peor, pero creo que mi peque contó con herramientas que mi madre no tenía: porteo, teta, un padre muy comprometido y fuentes de aprendizaje (Internet es fundamental). Pero lo que no nos faltó ni a mi peque ni a mí fueron brazos y amor, eso fue lo que me daba fuerzas cuando parece que no puedes más: pensar mi madre y en mí como bebé. Creo que mis padres revivieron su juventud con nuestras historias de crianza XD.

  12. He acabado llorando a moco suelto con este artículo. Tengo un niño varón y dos mellizas, el niño es el más duro, y de las dos mellizas, una más “sensible” que la otra, pero sin duda, el mayor (24M), es el más difícil. Al menos tú le ves reír a carcajadas, el mío le he visto en contadas ocasiones. Desde que nació deseaba tanto oír esa risa de bebé preciosa y contagiosa… y no llegó. Solo llorar y llorar y llorar. Reír si, pero no a carcajadas, una sonrisa de lado y para dentro es lo más que me pinta en su preciosa carita. Hay días tan duros que hasta dudo que sea feliz. Pruebo mil técnicas, y cuando consigo una que le funcione y sonría, tarda una semana en darme la vuelta a la Tortilla, y vuelta a empezar. Es muy agotador, supongo que algún día conseguirá gestionarlo mejor, o yo aprenderé a que no me hunda. No me pierdo el seminario, necesito nuevas ideas. Doy gracias porque sea un niño con carácter, pero que duro es. Mi madre dice que yo era aún peor, no me lo puedo ni imaginar. Hasta me culpa de no querer tener más hijos! A mi edad sigo siendo difícil, así que será verdad…

  13. Deben ser mis casi 69 años (los cumplo el 1 de Enero) pero jamás había oído lo de bebés AD. Tanto que cuando vi esas dos letras me quedé sin saber lo que significaban. Al seguir leyendo he visto lo que le han endosado a un bebé. Tengo tres hijos, los empecé a tener con 20 años, pero ya conocía otros recién nacidos. Era tanto lo que me gustaban que allí donde mi familia tenía un bebé me pasaba todos los ratos libres que mis tareas escolares me daban. Y jamás he visto que un niño demande por encima de lo que se merecen. A menos que se enferman, que de eso no hablo. Tres hijos, tres nietos, un bisnieto y poco más o menos me han dado mucho más que lo que les he brindado. Y a partir de la segunda hija trabajaba también fuera de casa. De verdad estoy fuera de onda, como se dice ahora. Perdónenme pero no existe ningún bebé Alta demanda

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *